Eneagrama, una herramienta eficaz de comunicación, útil para mejorar nuestro autoconocimiento y la atención a las diferentes partes interesadas en nuestros proyectos

The enneagram, an effective communication tool, is useful for improving self-knowledge and generating attention for a project's various components

PMI-MG – Minas Gerais Chapter - Brasil

Resumen

Cada vez más se espera que los líderes de las organizaciones comprendan las complejidades actuales del mundo de los negocios. Es de vital importancia que los líderes sean capaces de proveer una visión compartida de los objetivos estratégicos, de motivar e inspirar a los equipos, de controlar y mantener las actividades para llegar a alcanzar los resultados esperados. Para conseguir triunfar en sus responsabilidades, los gerentes de proyectos dependen de las relaciones humanas. Pero sabemos que frecuentemente surgen algunos conflictos en este tipo de relaciones, lo que se transforma en un obstáculo para el éxito y la calidad del producto y del proyecto, como así también para la productividad del equipo. La mayoría de los conflictos nace debido a las deficiencias de comunicación existentes entre los diferentes tipos psicológicos de las personas envueltas en el proyecto. En la primera parte de este trabajo, presentaremos el Eneagrama, antiguo sistema de desarrollo humano que se basa en nueve tipos diferentes de personalidad, que constituyen nueve maneras diferentes de ver el mundo. En la segunda parte, presentaremos las aplicaciones del Eneagrama en nuestra vida personal y profesional, y de qué manera el Eneagrama, por ser una herramienta de autoconocimiento, nos ayuda a despertar a las diferentes preferencias de cada parte interesada en el proyecto, si sabemos utilizarlo como una herramienta importante para comprender las expectativas, resolver conflictos, disminuir el estrés en las relaciones, aumentar la productividad del equipo y mejorar nuestras habilidades de negociación.

Introducción

“Vernos a nosotros mismos tal cual somos vistos por los demás es un don muy saludable. Y es igualmente importante la capacidad de ver a los demás tal cual ellos se ven a sí mismos.” – Aldous Huxley

El Eneagrama se basa en tradiciones filosóficas antiguas y es una manera extremadamente profunda de estudiar y comprender las relaciones humanas. Cada tipo psicológico es una manera o preferencia de ver y actuar en el mundo y eso se configura como un camino distinto que se sigue durante toda la vida. Como todos los caminos que recorremos, encontramos obstáculos durante el trayecto. Muchos de estos obstáculos aparecen de regiones escondidas, ocultadas por nuestra personalidad, y muchas veces nos sentimos como extraños cuando reaccionamos de forma abrupta o incontrolada frente a alguna situación que nos fastidia o nos pone contra la pared. El Eneagrama ayuda a comprendernos a nosotros mismos, a abrir los ojos para nuestras propias preferencias, a conocer el suelo que pisamos. La consecuencia natural para quien profundiza en este autoestudio y autoconocimiento viene a través de la percepción más aguzada de las preferencias psicológicas de aquéllos con quiénes nos relacionamos.

El Origen del Eneagrama

El hallazgo del Eneagrama no puede ser atribuido a una persona. Se sabe apenas que forma parte de una sabiduría muy antigua de la humanidad, que permaneció restricta a las paredes de algunas escuelas iniciáticas de oriente durante millares o quizá decenas de millares de años.
Los principios básicos del Eneagrama surgieron en el Oriente Medio, de antiguas culturas. Sin embargo, su dinámica acompaña los anhelos y las necesidades más actuales y contemporáneas, ya que su desarrollo se basa en casi 30 años de declaraciones reales que forman una ‘tradición oral’. Eso posibilita que el conocimiento ancestral esté en permanente adaptación a nuestros tiempos, y lo coloca entre lo que hay de más actual en términos de recursos utilizados para la comprensión del comportamiento humano y para el crecimiento personal.

La palabra Eneagrama se origina del griego ennea, que significa nueve, y grammos, sinónimo de puntos. El símbolo es una estrella de nueve puntas, que describe nueve tipos de personalidad, sus innumerables matices e interrelaciones.

George Ivanovitch Gurdjieff

Un hombre fue el primer responsable de rescatar esta sabiduría e introducirla en Occidente. Su nombre era George Gurdjieff. Nacido en 1872, en la ciudad de Alexandrópolis, en la provincia de Kars, Rusia, dedicó su vida a la completa búsqueda y transmisión del conocimiento. La línea de trabajo difundida por Gurdjieff es conocida como el Cuarto Camino, probablemente sea el camino más difícil a ser seguido, ya que nos es impuesto practicarlo en medio de la vida cotidiana, en el día a día, sin renunciar al mundo.

Gurdjieff utilizó el Eneagrama como un instrumento precioso para ‘retirar las máscaras’ de sus alumnos, identificar sus verdaderas aptitudes y potencialidades, y lograr otras informaciones que pudiesen ayudarlo en sus estudios y entrenamientos. En ese período, no hubo referencia escrita sobre el Eneagrama de personalidades. Desde Gurdjieff y su legado, las escuelas que lo sucedieron pudieron dar proseguimiento a sus estudios. Pero, a diferencia del maestro, tendían a ver las preocupaciones de la personalidad como datos secundarios en la búsqueda de una concienciación superior, y no como una fuente valiosa de informaciones para alcanzar esos estados de conciencia más plena. Hoy sabemos, como Gurdjieff ya sabía, que dependemos de defensas psicológicas para mantener la esencia de nuestra personalidad, caracterizada por mecanismos que pueden ser identificados con la utilización del Eneagrama.

Los Principios Básicos del Eneagrama

Partiendo del principio de que el tipo representa la forma con que cada uno se percibe en el mundo, al identificar nuestro propio tipo, ampliamos nuestro punto de vista sobre nosotros mismos: podemos entender nuestras cobardías y limitaciones, al mismo tiempo que vislumbramos nuevas perspectivas de acción que llevan al crecimiento personal. A partir de estos tipos, también podemos comprender mejor a las otras personas, viéndolas como son para sí mismas, sin centrarnos en nuestra propia proyección cargada de expectativas.

El Eneagrama no es un sistema fijo. Sus líneas interligadas indican movimiento, lo que significa que, además de la identificación más fuerte con determinado tipo, tenemos los potenciales de todos los otros. A través de las líneas conectadas, es posible identificar innumeras combinaciones, que resultan en las diferencias sutiles entre personas del mismo tipo, además de las características predominantes que asumimos de acuerdo con situaciones de estrés o, al contrario, de seguridad. Todos estos datos son valiosos en el proceso de conocimiento de sí mismo y de los otros, y del crecimiento personal.

El Eneagrama se representa por un círculo con nueve puntos equidistantes y numerados del uno a nueve. Cada uno de ellos identifica los principales modos de funcionamiento posibles de la persona humana y se denomina ‘tipo’. Hay un total de nueve tipos básicos. Diferentes líneas unen esos puntos, indicando todos los movimientos de los tipos y sus interligaciones. Las flechas describen la posible evolución de la personalidad de acuerdo con el grado de estrés o de sentimiento de seguridad vivido por cada uno de nosotros. En el Eneagrama, las líneas forman, también, los dos conjuntos distintos inscritos en el círculo: un triángulo equilátero formado por los puntos 3, 9, 6, en la secuencia de las flechas; y una especie de hexágono que agrupa los puntos 1, 4, 2, 8, 5, 7.

La estrella de nueve puntas que representa el Eneagrama es muy antigua. Se cree que viene siendo presentada, por lo menos, desde el siglo XV y mapea la relación de dos leyes fundamentales: la del Tres, que identifica tres fuerzas presentes en el inicio de un evento, y la del Siete, que gobierna la fase de implementación de ese evento a medida que se desarrolla. Al contrario de las dos fuerzas visibles que nortean el mundo contemporáneo, Causa y Efecto, el Eneagrama cree en la necesidad de la unión de tres fuerzas: activa, receptiva y reconciliadora (Padre, Hijo y Espíritu Santo, en la trinidad cristiana; y Brahma, Vishnu y Shiva, en el hinduismo).

Según el Eneagrama, el ser humano tiene nueve trazos principales en la vida emocional, o ‘pasiones’: pereza, ira, orgullo, envidia, avaricia, gula y lujuria, que hacen un paralelo con Los siete Pecados Capitales del Cristianismo, más el ‘engaño’ y el ‘miedo’. Esos nueve trazos se desarrollan en el momento en el que salimos de un estado de gracia y entramos en el mundo material, en la más tierna infancia cuando iniciamos nuestra vida familiar. Si nos desarrollamos de manera saludable, esas ‘pasiones’ serán apenas inclinaciones sin destaque. Pero si sucede lo contrario, se crece con problemas psicológicos, ese trazo gana una proporción capaz de tomar el control de nuestra vida. Por otro lado, el Eneagrama ve esa ‘sombra emocional’ como un aliado, un maestro personal, que nos hace recordar lo que perdemos allá atrás, en el pasado, y entender cómo nos desarrollamos hasta convertirnos en adultos.

Símbolo del Eneagrama

Figura 1 – Símbolo del Eneagrama

Puntos de Estrés y Seguridad

En la óptica del Eneagrama, todo es relativo. Nunca un Seis, por ejemplo, carga solamente las características de su topología. Una persona con el centro emocional predominante no será necesariamente una buena artista. ¿Quizá brille más cómo administradora? Quién sabe. Como muestra la propia estrella de nueve puntas, todos los tipos están interligados y se mueven haciendo contrapuntos y complementos. En ese sentido, cada tipo de personalidad está formado por tres aspectos: el predominante, que vigora durante la mayor parte del tiempo, cuando las cosas transcurren normalmente, y que es llamado de su tipo; el aspecto que vigora cuando somos colocados en acción, generando situaciones de estrés; y el tercero, que surge en los momentos en los que nos sentimos en plena seguridad. Transpuestos al Eneagrama, los tres aspectos son, en verdad, tres tipos interligados por flechas que indican la dirección que el tipo básico toma de acuerdo con la circunstancia. Por citar un ejemplo, al verse en una situación de estrés, el Observador (en general, quieto y retraído) se vuelve repentinamente comunicativo y amistoso.

Sintiéndose seguro, el Observador tiende a volverse el Cabecilla, dirigiendo a los otros y controlando el espacio personal. Una vez más, sin embargo, ese movimiento no significa que el sentido de las flechas indique la solución de nuestros conflictos. Pero, es seguramente otra pieza para delinear el puzzle.

Tipo 5 El Observador – Estrés y Seguridad y sus Alas (Tipos 4 y 6)

Figura 3 – Tipo 5 El Observador – Estrés y Seguridad y sus Alas (Tipos 4 y 6)

Los Subtipos y las Alas

Como sucede con los centros de inteligencia, los puntos de estrés y seguridad, los movimientos de integración y desintegración, los subtipos también se manifiestan de forma involuntaria e inconsciente. Nadie escoge deliberadamente hábitos repetitivos y negativos. Tampoco estipulamos el peso que damos a un sentimiento o a un área de nuestra vida, en detrimento de otros. Los subtipos también refuerzan la complejidad y la sofisticación con que es lapidada la psique humana, y las sutiles diferencias que observamos entre personas de la misma topología. Todos nosotros desarrollamos tres subtipos, llamados de instintos básicos: preservación, social y sexual que, como sucede con la dinámica general del Eneagrama, se desarrollan cada uno en diferentes proporciones. Por eso, traen consecuencias sobre la personalidad.

El instinto de preservación es lo que garantiza la supervivencia física. Está en constante estado de alerta para cualquier peligro inminente o cualquier cosa que pueda, de alguna manera, amenazar la seguridad. El instinto de preservación se preocupa por la vida y la muerte, preservación de la salud, alimentación y dinero. Su tranquilidad está directamente ligada al buen andamiento de esos factores. Lo contrario puede generarle profunda ansiedad.

El instinto social tiene como preocupación central la convivencia con los diversos grupos que circulan a su alrededor. No ser acepto o recibir críticas de alguno de ellos es motivo de un gran sufrimiento, ya que su valor es medido por su integración y aceptación dentro de un grupo. Su mayor temor es la soledad y la inferioridad, pues se sentiría, sobretodo, inseguro. Por eso, lucha por reconocimiento social, admiración y status.

El instinto sexual, en ese caso, no se refiere necesariamente al sexo. El término, aquí, significa relación con una única persona. Cree que será realmente feliz y completo si cultiva relaciones profundas, por eso, la noción de intimidad está siempre presente. El gran triunfo de ese subtipo es el poder de seducción, pues quiere constantemente atraer e influenciar al otro. Se preocupa por no ser deseable o conectado.

Aunque reconozcamos los tres instintos en nuestra vida, uno de ellos es menos eficaz que los otros. En la teoría del Eneagrama, instalamos los subtipos hasta completar los 12 años. De acuerdo con la educación que recibimos y nuestras circunstancias particulares, por lo menos uno de ellos no se desarrolla de la manera esperada. En casos extremos, simplemente no se manifiesta. Cuando uno de los tres instintos es herido, su utilización se vuelve problemática, sea bajo la forma de una preocupación desmedida, o por el contrario, bajo la forma de una negligencia excesiva. En el caso del instinto de preservación, manifestamos en la vida una prudencia desorbitada o una inclinación al riesgo y a la autodestrucción. Cuando el deteriorado es el instinto social, el resultado puede ser una dependencia con relación a un grupo o una falta de sociabilidad. Ya el descompase del instinto sexual nos puede tornar promiscuos y livianos en las relaciones o cerrados a ellas.

Al principio de la edad adulta, cuando nuestra personalidad está delineada, más rica y compleja, añadimos a los trazos de nuestra topología básica las características de uno de los dos tipos localizados inmediatamente del lado derecho o izquierdo del círculo. Ese segundo tipo es llamado ‘Ala’. Las motivaciones básicas continúan siendo prioritarias en nuestra personalidad. Sabemos que el Ala va a actuar de la manera en que buscamos satisfacerlas.

Un tipo Cuatro, que expresa sus sentimientos de forma dramatizada, se inclinará para el Cinco, una postura depresiva interna, o para el Tres, en un esfuerzo más hiperactivo, relacionándose más aún con una postura melancólica y triste propia de la topología básica. Pero la intensidad con que eso sucede varía de persona para persona.

El Ala también obra conforme a las circunstancias y los contextos. Más raramente, a eso de los 40 años, una segunda Ala puede desarrollarse. En ese caso, la primera es llamada Ala principal y la segunda, Ala secundaria. En algunos casos, el Ala refuerza los trazos de la personalidad; en otros, los atenúa. El colorido dado por las Alas ayuda a tornar cada personalidad inconfundible. Por eso, nunca seremos idénticos a otra persona, por más que tengamos la misma topología, preocupaciones e intereses. Pero es importante destacar que, cuando el tipo básico evoluciona para sus aspectos, las Alas siguen el movimiento.

La Personalidad y sus Comportamientos

Todos nosotros tenemos virtudes y aspectos negativos, como la Luna y su faz oculta. Cuanto mayor sea nuestra conciencia de lo que somos verdaderamente, nos sentiremos más seguros y plenos. Entonces, viviremos los aspectos más positivos de nuestro tipo. Si todo continúa yendo bien, a esas cualidades se le sumarán otras de otro tipo, llamado tipo de integración, aquél que está ligado a lo básico, recorriendo las líneas del Eneagrama en el sentido contrario a las flechas. Algunos ejemplos: el tipo Uno se integra en el Siete. Pasa a tener autoestima perfeccionada y a saber llevar la vida sin dramas. Se torna más optimista, espontáneo, y creativo también. No se obliga a hacer cosas que no satisfacen sus deseos y los de otros.

El tipo Cuatro se integra en el Uno. Eso quiere decir que él pasa a ser capaz de actuar en el presente y con objetividad. Acepta la realidad y vive sus emociones como son, sin intentar ampliarlas. Ya el Siete se integra en el Cinco. Con eso, su capacidad de introspección es inmensa, y sabe como nadie apreciar el silencio y la ponderación.

Cuando estamos inseguros, en plena crisis de estrés, ponemos en acción nuestros mecanismos de defensa, dejando translucir aspectos negativos. Un ejemplo del movimiento de integración, cuanto más aguda sea nuestra crisis, pasaremos a añadir los puntos débiles de otro tipo, ligado a lo básico, esa vez, recorriendo las líneas en el sentido de las flechas. Algunas veces, la instalación del tipo de desintegración es durable y, en ese caso, puede ser necesaria una asistencia especial. Para visualizar el movimiento, lea estos ejemplos siguiendo la figura: el Uno tiene por desintegración el tipo Cuatro; el Dos tiene el Ocho; el Tres tiene el Nueve; el Cuatro tiene el Dos; el tipo Cinco tiene el Siete; el Seis tiene el Tres; el Siete tiene el Uno; el Ocho tiene el Cinco y el Nueve tiene por tipo de desintegración el Seis. Sólo para citar una topología, en la práctica, representa que, al desintegrarse en el Nueve, el Tres sustituye sus sentimientos reales por el trabajo, en un segundo momento, hasta por alcohol, sueños, drogas...Para no encarar el fracaso, evita confrontaciones. No es raro quedarse medio paralizado, sin lograr desarrollar cualquier actividad. El pasaje por la desintegración del tipo causa sufrimiento, pues nos tornamos mucho más vulnerables y corremos el riesgo de dejarnos llevar por sentimientos destructivos. De ahí la importancia de entender esos movimientos.

Para que esa percepción de todos estos diferentes ángulos acontezca, es preciso conocerse a sí mismo y comprender de qué manera se mueven y sienten las personas a su alrededor. En otros tiempos, la misión sería prácticamente imposible, o muy difícil de realizar, porque los instrumentos disponibles en la Psicología estaban básicamente dedicados a estudiar personalidades patológicas o transviadas. El Eneagrama trata los padrones de la personalidad considerados "neuróticos" o "negativos", como puntos de empuje para el crecimiento. Desde el entendimiento de los mecanismos de la psique humana, el sistema muestra una visión detallada de sí mismo y de los otros. Y es eso lo que lo torna aplicable a innumerables áreas, ya sea en el mercado empresarial, en cualquier organización estructurada o en el proceso individual de crecimiento personal.

Los Tipos del Eneagrama en Resumen

Comenzando de manera bien resumida, podemos destacar diversas características diferentes e importantes:

  • Los UNO quieren hacer bien las cosas;
  • LOS DOS quieren ayudar a los demás;
  • LOS TRES quieren trabajar mucho y triunfar;
  • LOS CUATRO quieren explotar sus verdaderos sentimientos;
  • LOS CINCO quieren informaciones objetivas;
  • LOS SEIS se preocupan por los problemas y quieren enterarse de todo lo que sucede;
  • LOS SIETE quieren encontrar nuevas posibilidades emocionantes y positivas, y tener una amplia variedad de experiencias;
  • LOS OCHO quieren ejercer el poder y el dominio pleno;
  • LOS NUEVE quieren establecer empatia con todas las personas con quienes se relacionan y quieren captar la idea general de las cosas.

Los Tipos del Eneagrama en el Trabajo

En el trabajo, cada tipo del Eneagrama tiene un plan característico y posee un papel relevante en la toma de decisiones. Por ejemplo, LOS DOS tienden a percibir las dificultades como problemas relacionados con las personas, al paso que LOS SEIS se cuestionan sobre cuestiones relacionadas con la coherencia y la autoridad.

Un cuadro resumido podría ser montado de la siguiente forma:

  • Los UNO se comparan a un jefe ideal, objetivo y quieren hacer lo que sea correcto;
  • LOS DOS se concentran en las cuestiones emotivas y en el trato inter-personal, y quieren ser útiles e inspirar confianza;
  • LOS TRES se concentran en el trabajo duro y en las realizaciones como forma de conseguir el triunfo y ser admirados por todos los demás;
  • LOS CUATRO se concentran en su creatividad y en los sentidos emotivos, y quieren producir con calidad;
  • LOS CINCO quieren informarse y entender las cosas con los menores problemas posibles, y quieren ser sabios;
  • LOS SEIS se preocupan por los proyectos ocultos y con todos los riesgos posibles, justamente porque necesitan sentirse preparados para ellos;
  • LOS SIETE quieren mantener las puertas abiertas a todas las posibilidades y nuevas ideas, buscando siempre nuevas y excitantes posibilidades;
  • LOS OCHO desean asumir el poder y el control y ejercerlos;
  • LOS NUEVE quieren integrar todas las partes para que el centro de trabajo funcione como una máquina cuyas piezas se encajan muy bien y esté libre de conflictos.

En algunos casos, el estilo que te caracteriza puede llevarte a enfrentar un problema que no es originariamente el que debería ser resuelto, debido a su tendencia a invocar cuestiones predeterminadas y a ignorar otras.

Considerando que ninguno de estos tipos es malo por sí mismo, el hecho de que estemos “aprisionados” inconscientemente en uno de los estilos del Eneagrama nos limita porque perdemos la flexibilidad, la imaginación y las opciones.

El Eneagrama en las organizaciones también se desarrolla con diversas creencias y supuestos, tanto conscientes como inconscientes. Es una manera en que la organización ve el mundo. O sea, las organizaciones también tienen sus puntos ciegos y sus puntos fuertes. Este hecho hace que las personas deban mantener relaciones con el tipo eneagrámico de su corporación y de su equipo de trabajo. El Eneagrama es un esbozo muy convincente y preciso para estudiar la cultura de una organización.

Si conocemos el tipo eneagrámico de nuestra corporación, no tendremos que luchar por algo sin saber que estamos luchando por ello.

  • Las organizaciones UNO tienen normas y controles operativos fuertes para mantener una alta calidad;
  • Las organizaciones DOS están orientadas a las personas, se centran en cubrir las necesidades emocionales de los trabajadores y de los clientes;
  • Las organizaciones TRES consiguen sus objetivos con agilidad, gracias a la supereficiencia y al cuidado de la propia imagen en el marketing, en las ventas y en la producción;
  • Las organizaciones CUATRO ofrecen productos y servicios distinguidos, caracterizados por su estilo propio, por su elegancia y por su buen gusto;
  • Las organizaciones CINCO se centran en la gestión atenta de la información y de las ideas;
  • Las organizaciones SEIS se centran en bloquear las amenazas de la competencia en base a una inteligencia superior y a la lealtad de sus trabajadores;
  • Las organizaciones SIETE generan muchas ideas imaginativas por medio del establecimiento de contactos interdisciplinarios, con el fin de sobrevivir en un mercado que cambia constantemente;
  • Las organizaciones OCHO se mantienen en la cumbre, ejerciendo el poder y el control, y aplicando su energía para sentar las pautas de un mercado duro y despiadado;
  • Las organizaciones NUEVE afrontan un volumen abrumador de actividad, de manera fiable, previsible y ordenada, aplicando la paciencia y la tranquilidad.

La primera directriz del Eneagrama es valorar lo que somos. Por eso, las corporaciones deben estar atentas a los diferentes tipos psicológicos de los trabajadores y respetarlos en sus maneras de ver el mundo.

La mejor manera de estudiar el Eneagrama es verlo en acción. Debe ser un ejercicio de autoobservación, pero con mucho cuidado de no prejuzgar a nadie, también porque muchas veces revelamos al mundo un comportamiento diferente de lo que realmente somos. El Eneagrama es una herramienta que sirve para aclarar, equilibrar y dominar las diversas tendencias a las que está sujeto nuestro propio tipo. Comprendiéndolos, podremos suavizar el modo en que nuestro tipo monopoliza nuestra conducta. Así pues, el Eneagrama es funcional dentro del mundo real de la corporación, dentro de las disputas y de los malentendidos, para la planificación y para la formación, para influir a los demás íntegramente con el fin de hacernos oír de manera clara y segura.

Una Aplicación Profesional

Liderazgo

El uso de la observación del tipo psicológico del Eneagrama puede acercarnos al conocimiento de qué es el liderazgo, porque el Eneagrama se enfoca en el conocimiento de los “colores” de los tipos psicológicos, sus mecanismos de operación y control, qué clase de líder usted busca ser y qué tipo de líder usted estaría predestinado a ser. Los diferentes tipos de personalidad determinan nuestros estilos de liderazgo y también nuestras motivaciones.

Cuando analizamos a los líderes antiguos, notamos claramente tipos diferentes de personalidad. Algunos eran introspectivos y meticulosos, otros extrovertidos e instintivos.

Construcción de Equipos

Uno de los grandes obstáculos de las actividades de construcción de equipos (teambuilding) son las visiones diferentes que las personas tienen en relación con los sistemas de bonificación. Podemos suponer que todos comprenden y reconocen la importancia de un sistema de bonificación, pero lo que es natural y adecuado para algunos, puede no serlo para otros, incluso las preferencias pueden ser muy diferentes.

Por ejemplo, el tipo OCHO del Eneagrama no nota las recompensas como factores de motivación para los empleados, y muchas veces escuchamos “Usted no necesita recompensar a las personas que hicieron sus obligaciones”, o que “Las personas son prescindibles, pero la productividad no.”

Cuando preparamos los equipos del proyecto, pueden hacerse algunas preguntas para obtener la mejor formación:

  • ¿Los tipos psicológicos en el equipo representan la mejor combinación para nosotros para conseguir llegar a los objetivos del proyecto?
  • ¿Dentro del equipo, cada tipo psicológico está trabajando en sus actividades favoritas, de mayor potencial de productividad?
  • ¿Cómo es posible medir nuestro progreso usando un modelo de tipos psicológicos?

Problemas

Sabemos que algunas personas tienen más facilidad para solucionar problemas, mientras que otros tienen más facilidad para crear problemas. Irónicamente, cada uno ve a los demás como el propio problema. Algunos tipos psicológicos de Eneagrama se centran en las soluciones, mientras que otros prefieren generar las alternativas y partir de la creación de sus propias soluciones.

Para algunos tipos psicológicos, los problemas vienen de indecisiones, para otros tipos psicológicos los problemas vienen de las decisiones precipitadas; es decir, cada tipo responde a los cambios de manera diferente.

Conflictos

Los conflictos son, para algunos, una fuerza creativa y dinámica que involucra a los empleados y que permite aumentar la productividad. Sin embargo, para otros tipos psicológicos, los conflictos son devastadores y deben ser evitados. La realidad es que los conflictos son inevitables en el entorno donde las personas conviven.

Un modelo de solución de los conflictos que no considere los diferentes tipos psicológicos está predestinado al fracaso porque respeta las opciones disponibles durante las disputas. Si consideramos las preferencias de la persona con la que tenemos un conflicto, aunque el proceso de resolución pueda ser más largo, el resultado final será mejor y más duradero.

Cierre

Para ser eficiente, el trabajo en equipo empieza con el conocimiento de nosotros y de las diferencias con los demás. Cuando conocemos nuestro propio valor para el equipo, podemos estimar el valor, el mérito y las cualidades de los otros.

Incrementamos nuestra habilidad como una unidad, en lugar de considerar solamente nuestros propios intereses. Es decir, dejamos el puesto de “YO” y abrazamos el “NOSOTROS”.

El Eneagrama es un instrumento estupendo para empezar ese camino y para cultivar el respeto de las preferencias de los otros. Es esencial en nuestro papel de líderes.

Goldberg, Michael J. (2000). Eneagrama Las 9 Formas de Trabajar. Madrid, España: Arkano Books.

Paterhan, Khristian (2006). Eneagrama Um Caminho para o seu sucesso individual e profissional. São Paulo, SP: Madras Editora.

Riso, Don Richard (1999). The Wisdom of the Enneagram. New York, USA: Bantam Books.

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI or any listed author.

© 2007, Wagner Maxsen
Especialmente para una ponencia del Congreso Global del PMI de 2007 en Cancún, México

Advertisement

Advertisement

Related Content

  • Benefits Realization Management

    Benefits Realization Management

    This guide will help you drive more successful outcomes and better strategic alignment in your organization. Available for free download for a limited time.

  • PM Network

    Positive Influence member content locked

    By Smits, Karen A primary purpose of project leadership is to create a project culture. Such cultures are formed first and foremost through the process of creating a small-group identity. Sharing the project's goal…

  • PM Network

    New Digs member content locked

    By Waity, C. J. Ore deposits are hardly the only factor project leaders use to determine future mining sites in Latin America. Everything from geopolitical turmoil to local labor markets can impact a mining…

  • PM Network

    Best in Class member content locked

    By Fister Gale, Sarah The public school system in Tacoma, Washington, USA needed to transform its learning environment. The goals for the state's third-largest district were lofty: boost sagging graduation rates, invest…

  • PM Network

    IoT Takeover member content locked

    Artificial intelligence (AI) and robotic projects may be grabbing headlines around the globe, but a recent survey of tech leaders shows that it's internet of things (IoT) projects that are most…

Advertisement

Publishing or acceptance of an advertisement is neither a guarantee nor endorsement of the advertiser's product or service. View advertising policy.