Project Management Institute

Al filo del infinito

Los proyectos de fusión nuclear prometen el sol, pero los equipos deben superar factores desconocidos

img

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE GENERAL FUSION

La energía limpia e ilimitada ya no es tema de ciencia ficción. La fusión nuclear es muy real, con el potencial de generar un suministro inagotable de energía sin emisiones de carbono, sin los grandes riesgos radiactivos que implica la fisión nuclear. Utilizando el mismo proceso que alimenta al sol y a las estrellas, la fusión elimina el desperdicio nuclear, funciona con isótopos de hidrógeno derivados de abundantes recursos (agua de mar y litio) y erradica la amenaza de una fusión del reactor. Y está al alcance.

Equipos de investigación de todo el mundo están trabajando horas extra para entregar reactores de fusión al final de la década que eliminarían el mayor obstáculo tecnológico: crear más energía de la que requieren.

“Cincuenta años de avance en la ciencia de la fusión, combinados con nuevas tecnologías de apoyo, como fabricación avanzada, análisis de big data y sistemas de control digital de alta velocidad, han llevado la tecnología de fusión a un punto donde las plantas de energía comercialmente viables ahora están claramente en la mira”, dice Reto Corfu, Director de sistemas de diagnóstico y control de General Fusion en Vancouver, British Columbia, Canadá.

img

—Reto Corfu, General Fusion, Vancouver, British Columbia, Canadá

En 2018, el Fondo de Innovación Estratégica de Canadá invirtió CAD 49,3 millones en General Fusion, una startup respaldada por Jeff Bezos, de Amazon, destinada a estimular el desarrollo de reactores de fusión alimentados por imanes superconductores, lo que eliminaría la necesidad de calentar reactores a temperaturas extremas. Sin embargo, estas actividades tan innovadoras vienen acompañadas de innumerables riesgos técnicos.

“Dado que trabajamos con tecnología nueva, en gran parte no probada y que se encuentra en constante evolución, proporcionar estimaciones precisas en cuanto a la duración y el costo de las tareas del proyecto se convierte en un desafío, especialmente al comienzo del ciclo de diseño”, sostiene Corfu. “Un registro detallado de riesgos y un proceso de análisis de riesgos nos permiten priorizar los esfuerzos de investigación y diseño en las áreas de mayor riesgo técnico, pero también en las áreas que tienen más probabilidades de afectar el costo y el cronograma del proyecto”.

Equipos de todo el mundo están corriendo hacia la meta de la fusión.

  • China: En noviembre de 2018, un equipo de Institute of Plasma Physics de China se convirtió en el primero en el mundo en lograr que un reactor de fusión alcanzara la temperatura a la cual los átomos de hidrógeno comienzan a fusionarse en helio, un avance que acerca a los científicos un paso más hacia el Santo Grial.
  • Francia: Las lecciones aprendidas del logro de China proporcionarán información valiosa para el proyecto del Reactor termonuclear experimental internacional, que está construyendo un prototipo de reactor de fusión en el sur de Francia. La construcción de la instalación científica, una colaboración de USD 25.000 millones entre la Unión Europea, India, Japón, China, Rusia, Corea del Sur y Estados Unidos, comenzó en 2010. Su objetivo es llevar a cabo su primera prueba de plasma sobrecalentado en diciembre de 2025 y, si todo sale según lo planificado, el reactor podría generar una fusión a plena potencia en 2035.
  • Estados Unidos: Un equipo del Massachusetts Institute of Technology se asoció con la startup Commonwealth Fusion Systems, que recaudó USD 110 millones en 2019, para comercializar un nuevo reactor de energía de fusión.

Con las startups y los laboratorios de investigación liderando la carga, existe una demanda de líderes de proyecto —y deberían comenzar a desarrollar su experiencia técnica hoy, explica Corfu.

“La mayoría de los directores de proyecto están directamente involucrados en algunos aspectos del trabajo técnico o al menos están obligados a conocer bien los antecedentes científicos”, dice. “Esta puede ser una combinación de habilidades difícil de adquirir, por lo que definitivamente puedo prever un mercado para directores de proyecto experimentados con sólidos antecedentes técnicos listos para trabajar en el campo emergente de la energía de fusión”. PM

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI.

Advertisement

Advertisement

Related Content

Advertisement