Project Management Institute

Árboles de la vida

Los proyectos de reforestación no echarán raíces a menos que los equipos identifiquen en forma precisa los riesgos y se preocupen de los interesados locales

img

FOTOGRAFÍA DE OZKAN BILGIN/ANADOLU AGENCY A TRAVÉS DE GETTY IMAGES

Parte de una campaña gubernamental de reforestación masiva (pero con complicaciones en Turquía, donde se plantaron 11 millones de árboles jóvenes en todo el país durante el año 2019. En enero, el sindicato nacional de agricultura y silvicultura señaló que la mayor parte de los árboles que inspeccionaron habían muerto por falta de agua, declaración que fue negada por el gobierno.

Árboles de la vida

Los proyectos de reforestación no echarán raíces a menos que los equipos identifiquen en forma precisa los riesgos y se preocupen de los interesados locales.

POR STEVE HENDERSHOT

img

FOTOGRAFÍA DE LA AMAZONÍA DE LUOMAN/E+/GETTY IMAGES; FOTOGRAFÍA DE INDONESIA DE ISTOCK

Deforestación en el Amazonas. A la derecha, tierra despejada para una plantación de aceite de palma en Tesso Nilo National Park, Indonesia

El mundo necesita más árboles, muchos más árboles, para mitigar el daño causado por la deforestación masiva. Brasil está destruyendo el equivalente a tres canchas de fútbol por minuto en la selva amazónica a través de la deforestación, según indican las cifras del propio gobierno. A nivel mundial, las consecuencias son alarmantes: la fecha anual del Earth Overshoot Day, el día en que el mundo ya ha gastado su asignación de recursos naturales para un año completo, llegó antes que nunca en el año 2019. Hoy ocurre dos meses antes que hace 20 años.

A fin de contrarrestarlo antes de alcanzar un punto sin retorno, los gobiernos y los grupos conservacionistas están lanzando proyectos para plantar miles de millones de árboles nuevos en todo el mundo. El planeta tiene 900 millones de hectáreas (2.200 millones de acres) disponibles para más árboles, un área equivalente a Estados Unidos continental. Según un estudio publicado el año pasado en la revista Science, un programa de reforestación mundial exitoso podría eliminar cerca de dos tercios de las emisiones de dióxido de carbono que generan las actividades humanas desde la Revolución Industrial.

Fuente: American Association for the Advancement of Science

Con esas expectativas tan altas, las organizaciones están reforestando a una velocidad sin precedentes, y existe bastante respaldo público y privado para realizarlo. Naciones Unidas adoptó el Desafío de Bonn como parte de su Década para la Restauración de los Ecosistemas, estableciendo la meta de restaurar 150 millones de hectáreas (370 millones de acres) para finales de este año y 350 millones de hectáreas (865 millones de acres) para 2030. Esta acción podría eliminar entre 13 y 26 giga toneladas de gases de efecto invernadero de la atmósfera.

En África, los gobiernos de 10 países unen fuerzas con grupos de enfoque ecológico para el megaproyecto AFR100, cuyo propósito es reforestar 100 millones de hectáreas (247 millones de acres) en todo el continente para el año 2030. En otros casos, la reforestación es imprescindible para los negocios. Por ejemplo, el productor de pulpa brasileño Suzano plantó más de 10 millones de árboles durante la década pasada para sustentar el uso de madera.

Sin embargo, los proyectos de reforestación no son tan simples como plantar semillas y pequeños árboles. De los 11 millones de árboles que Turquía plantó en noviembre como parte de una iniciativa respaldada por el gobierno, 90% ya había muerto en enero, según señala el sindicato nacional de agricultura y silvicultura del país. El sindicato lo atribuye a la falta de lluvia, plantación en la época incorrecta y un déficit de conocimientos técnicos.

img

También hay otras sorpresas que acechan a los equipos de reforestación. Los líderes de proyecto deben ayudar a los equipos a superar una serie de desafíos interconectados, que van desde recuperación del suelo y biodiversidad hasta financiamiento y seguridad. El máximo riesgo para los equipos es no obtener el apoyo de los propietarios de tierras y residentes de las zonas donde se reforestará, asegura Sebastian Africano, Director Ejecutivo de Trees, Water & People en Fort Collins, Colorado, EUA.

“Las personas son el elemento más importante. Si no invierten, se preocupan y se comprometen con el bienestar de su tierra, los árboles no tienen ninguna esperanza”, afirma Africano, cuya organización lidera los proyectos de reforestación patrocinados por PrintReleaf en las tierras nativas de Estados Unidos.

img

—Sebastian Africano, Trees, Water & People, Fort Collins, Colorado, EUA

RAMIFICACIONES

Los equipos de reforestación pueden perder el rumbo si no manejan adecuadamente los requisitos y a los interesados. Más allá de las exigencias de los patrocinadores y gobiernos, los equipos deben trabajar estrechamente con los grupos conservacionistas encargados de la supervisión que verifican el avance del proyecto y garantizan que las filas de árboles recién plantados maduren a través de las décadas y se conviertan en bosques saludables.

En Indonesia, por ejemplo, los proyectos del grupo conservacionista Forest Carbon se enfocan en lugares de al menos 20.000 hectáreas (cerca de 75 millas cuadradas), la escala óptima que permite obtener suficientes bonos de carbono para poder proporcionar ganancias a los inversionistas de la organización, como Mirova Asset Management. Para obtener bonos de carbono, el equipo debe cumplir objetivos verificados por auditores en los ámbitos de reducción de carbono, biodiversidad y beneficios a la comunidad. Los estándares, desarrollados por el grupo externo de sostenibilidad Verra, exigen que los planes de proyecto incluyan adaptaciones para 30 años de restauración forestal.

Para lograr la viabilidad a largo plazo, los equipos deben sortear un laberinto de riesgos relacionados con la propiedad, especialmente en países en desarrollo como Indonesia, que alberga la tercera selva tropical más grande del mundo, pero que ha sido devastada por la deforestación durante las últimas décadas. El país ha perdido más de 258.999 kilómetros cuadrados (100.000 millas cuadradas) de bosques, además de sus distintivas turberas.

“La tenencia de la tierra y los derechos sobre la tierra son la principal manera de mitigar el riesgo operacional”, dado que permiten garantizar la longevidad del proyecto, sostiene Devan Wardwell, Director de Crecimiento de Forest Carbon en Jakarta, Indonesia.

img

—Devan Wardwell, Forest Carbón, Jakarta, Indonesia

Una de las áreas de su proyecto es un hábitat documentado para tigres de Sumatra, de manera que la reforestación apoye el nuevo crecimiento de la población y la restauración del hábitat para una especie en peligro de extinción. Antes de comenzar su proyecto, el equipo obtuvo del gobierno de Indonesia los derechos sobre la tierra por 25 años, periodo que se puede extender a 60 años adicionales.

La documentación formal no siempre cierra el trato. Los derechos sobre la tierra de los pueblos indígenas y otros habitantes locales a menudo se pasan por alto durante las transacciones comerciales con terrenos. Forest Carbon debió trabajar con un socio local a fin de conseguir los permisos de negocio a nivel federal, estatal y distrital para las actividades de conservación, además de una amplia identificación y participación con los interesados locales. Otras organizaciones que dirigen proyectos de reforestación en Indonesia enfrentan desafíos similares.

img

FOTOGRAFÍAS CORTESÍA DE EDEN REFORESTATION PROJECTS

Iniciativas de Eden Reforestation Projects en Indonesia

img

“En ocasiones el gobierno federal de Indonesia afirmará que algo es parte de una tierra concesionada, luego a nivel de distrito indicarán que pertenece a un grupo indígena y en niveles inferiores dirán otra cosa”, advierte Christian Dannecker, Director de Desarrollo de Proyectos de South Pole en Zurich, Suiza.

Con el propósito de garantizar la identificación y mitigación de todos los riesgos de propiedad, Forest Carbon sondea si existen asentamientos de menor tamaño en el área del proyecto a fin de obtener permisos para trabajar y opiniones sobre el programa por parte de los grupos indígenas. Para ello utiliza un marco de evaluación rural participativa, de modo que los habitantes locales puedan opinar sobre la dirección de las iniciativas de desarrollo comunitario.

RIESGO Y RECOMPENSA

Debido a esta gran complejidad, los equipos deben anticipar un amplio rango de riesgos durante todas las etapas de los proyectos de reforestación, desde identificar problemas de acceso a la tierra que podrían generar un avance más lento, hasta estudiar de qué manera la creación de un nuevo bosque alteraría los ecosistemas y economías existentes. Por ejemplo, las operaciones ilegales de explotación forestal son incontrolables en Indonesia y el socio local de Forest Carbon debió utilizar a parte de su equipo para proteger los límites del sitio. El programa de guardabosques, que tiene un costo anual aproximado de USD 250.000 y formaba parte del presupuesto inicial del proyecto, trabaja con la policía local para informar actividades ilegales, señala Wardwell.

El equipo de Forest Carbon también depende mucho de la tecnología para monitorear el avance y los riesgos en las áreas del gigantesco proyecto. Por ejemplo, utiliza drones de alas fijas para capturar las imágenes que conforman los planos del sitio y los informes de avance constantes de Forest Carbon, así como modelos estadísticos predictivos que se basan en tal avance. En una ocasión, las imágenes de los drones ayudaron al equipo a mapear una zona de canales utilizada por cerca de 20 pescadores locales. Tener el control sobre el posible impacto del proyecto en la cuenca le permitió obtener el apoyo de los grupos indígenas locales. Por ejemplo, el equipo de proyecto acordó agregar represas que mantuvieran la hidrología del área y ofrecieran una mejor producción pesquera.

img

Echar raíces

Los equipos de proyectos de reforestación de todo el mundo tienen metas ambiciosas:

ETIOPIA
353
millones
Número de árboles plantados en un solo día (el 29 de julio de 2019) en una iniciativa nacional de reforestación. Fue parte de la meta del gobierno de plantar 4.000 millones de árboles entre mayo y octubre del año pasado.

CHINA
26%
Proporción del país que el gobierno espera cubrir con bosques para el año 2035. Con el ritmo actual, 23% estará cubierto a fines de este año.

ISLANDIA
EUR 28, 9
millones
Monto que Forest Service and Soil Conservation Service de Islandia pretende gastar para 2023 en proyectos de captura de carbono, incluyendo 4 millones de árboles nuevos el año pasado.

CANADA
1.000
Número de plantadores de árboles que necesita contratar este año el sector de la reforestación en el país para cumplir sus objetivos. British Columbia desea plantar 48 millones de brotes más en 2020 en comparación con el año anterior.

PERÚ
4.000
metros (13.123 pies)
Elevación en la que los habitantes de la cordillera de los Andes están plantando árboles de queñua. Con la ayuda de una organización peruana, Asociación Ecosistemas Andinos, los grupos indígenas esperan plantar 1 millón de árboles en 2020.

Los equipos también deben aprender a adaptar las prácticas de plantación. Cuando Eden Reforestation Projects lanzó su primer proyecto en Indonesia en 2017, el primer año se dedicó a aprender sobre las tres especies que crecían bien en distintos tipos de suelo. Este análisis de riesgo ayudó a que la organización mejorara la tasa de supervivencia de sus árboles de 45% a 80% después de los tres primeros meses, afirma Jesse Willem, Director Nacional de Eden Reforestation Projects en Jakarta, Indonesia. Para fines del año 2018, los equipos obtuvieron suficiente información para plantar 1,7 millones de árboles. En todo el mundo, los proyectos de Eden llegaron a una escala impresionante y se plantaron más de 50 millones de árboles en 2018.

Adoptar un enfoque dirigido es parte de la estrategia de Eden para trabajar con parcelas más pequeñas y asociarse directamente con las tribus propietarias de la tierra, lo que le permite obtener el apoyo de la población local. Willem busca extensiones de terreno pequeñas de alrededor de 400 hectáreas (1.000 acres) que sean propiedad de una tribu local, luego contrata y capacita a trabajadores de la tribu con el compromiso de un empleo continuo por cinco años.

Por ejemplo, Willem asigna a un habitante local por proyecto para que sea el director del sitio a tiempo completo. También muestra los beneficios económicos y de sostenibilidad que tiene el proyecto al reunirse con los líderes y explicar lo que Eden espera lograr para el medio ambiente y cómo su compromiso de largo plazo de contratar trabajadores del pueblo entregará beneficios a nivel local. Unos pocos meses de pago estable y rápidos resultados ambientales pueden convencer a cualquier habitante que se muestre escéptico al principio, asegura Willem.

“Comenzaron a sentir el cambio en su vida económica después de trabajar con nosotros un par de meses. Pasados cinco meses, se observaba que volvían peces al río, primero pequeños y después más grandes. Eso facilitó nuestra conversación con ellos”, explica.

img

—Jesse Willem, Eden Reforestation Projects, Jakarta, Indonesia

CAMBIO DE CULTURA

Los equipos de reforestación también deben saber cómo facilitar el cambio. La necesidad de reforestación a menudo se debe a las acciones de los pueblos que viven en las cercanías, por lo tanto, los equipos deben fomentar un cambio cultural en toda la región. Por ejemplo, en el empobrecido Haití, los propietarios de tierras rurales históricamente han ganado dinero cortando árboles jóvenes para venderlos a los productores de carbón. El equipo de Haiti Reforestation Partnership trabaja con una red de barrios rurales para demostrar a los habitantes locales los beneficios financieros de dejar crecer los árboles por décadas en lugar de años.

img

FOTOGRAFÍAS CORTESÍA DE HAITI REFORESTATION PARTNERSHIP

Proyectos de Haiti Reforestation Partnership

Para crear conciencia sobre el valor de la paciencia económica, los líderes locales plantaron un pequeño bosque de muestra en un cruce entre seis comunidades poco después del lanzamiento de la organización. Este bosque, ya maduro, se ha convertido en una excelente herramienta de educación y reclutamiento, ya que permite que el equipo demuestre a los posibles socios cómo la paciencia lleva a obtener mayores ganancias, señala Michael Anello, Director Ejecutivo de Haiti Reforestation Partnership. El equipo también paga a los habitantes locales para cuidar los viveros y los incipientes bosques, lo cual genera un mayor incentivo económico para contrarrestar la tentación de vender a los productores de carbón.

“La gente ha visto que funciona, por lo tanto entiende la inversión a largo plazo. En cinco años habrá mangos y en 20 años podrán cortar algunos de los bosques para vender madera, lo que les aporta mucho más dinero que el carbón”, señala Anello.

En Colombia, un equipo de South Pole debió calmar a los agricultores que temían que crear nuevos bosques destruiría la valiosa tierra de pastoreo y atraería a animales salvajes que podrían matar el ganado, recuerda Dannecker. Asignó a un miembro del equipo para que explicara a los agricultores de qué manera los bonos de carbono que se les pagarían podían ayudar a compensar cualquier pérdida de ingresos relacionada con el proyecto. No obstante, es difícil mantener la confianza cuando los jaguares salen del bosque y atacan al ganado.

“Nos decían ‘Ustedes protegen el bosque, así que deben compensarnos por las vacas que los jaguares se han comido’”, relata Dannecker. “Tenemos que manejar esa situación. También les enseñamos estrategias para evitarla, que pueden ser tan simples como colgar una camiseta sudada en la cerca al final del día, así los jaguares sienten el olor y no se acercan a su terreno”.

Existen diversas estrategias. El equipo promovió los conceptos de manejo de rebaños, como mantener a los animales que pesan menos de 60 kilogramos (132 libras) lejos de los límites de la propiedad durante la noche, o bien construir cercas más altas y resistentes para evitar que ingresen los depredadores. South Pole también realiza talleres de gestión de la vida silvestre, en los cuales explica cómo la caza excesiva genera poblaciones de jaguares desnutridos que tienen más probabilidades de aventurarse a las tierras de cultivo.

No importa cuántos miles de millones de árboles planten, los equipos de reforestación deben mantenerse enfocados en encontrar formas de cultivar el apoyo. Esta es la mejor manera de garantizar que los proyectos ofrezcan beneficios de largo plazo para combatir el cambio climático, afirma Wardwell.

“Debe considerar que la restauración va más allá de la reforestación. Debe involucrarse y evaluar las características únicas del paisaje, y desarrollar una metodología para restaurarlo. Con frecuencia es, y debe ser, más complicado que simplemente plantar un montón de árboles”. PM

img

—Devan Wardwell

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI.

Advertisement

Advertisement

Related Content

Advertisement