Como una esponja

Equipos de toda China innovan para mitigar los problemas de inundaciones en las ciudades

a la Vanguardia

img

FOTOGRAFÍA DE VISUAL CHINA GROUP A TRAVÉS DE GETTY IMAGES

Un puente temporal ayuda a los residentes a sortear las inundaciones de 2016 en Wuhan, China.

El problema del drenaje en China exige soluciones urgentes e innovadoras. Las inundaciones afectan regularmente a 641 de las 654 principales ciudades ocasionando altos índices de víctimas fatales. Y un aumento en el nivel del mar de 1 metro (3,3 pies) podría desplazar hasta a 23 millones de personas, según el Banco Mundial. Como respuesta a este problema, equipos de 30 municipalidades han puesto en marcha un gigantesco programa patrocinado por el gobierno para absorber el agua de los aluviones y las altas precipitaciones.

Los llamados proyectos de ciudad esponja requieren de la construcción de infraestructura y espacios verdes en las ciudades propensas a las inundaciones para absorber el exceso de agua. Esto incluye desde la instalación de jardines de lluvia hasta la creación de mayores áreas con pavimento permeable. Algunos proyectos se han concluido y se espera que otros sean terminados el próximo año.

En Wuhan, por ejemplo, los equipos han terminado o están trabajando en más de 200 proyectos. Esto incluye una iniciativa de CNY 1.300 millones para reacondicionar el Parque Nanganqu, de 3,8 kilómetros cuadrados (1,5 millas cuadradas), para incorporar jardines de lluvia, resumideros de césped y lagunas artificiales.

Uno de los objetivos principales es disminuir los niveles de agua. Después de lanzar una serie de proyectos en 2015, el gobierno chino estableció el objetivo de que hacia el 2020, el 20% de las tierras urbanas deberán ser capaces de absorber al menos el 70% de las aguas pluviales. La segunda fase de los proyectos, que se ejecutará hasta 2030, eleva el objetivo a que el 80% de las tierras urbanas deberán ser capaces de absorber el 70% de las aguas pluviales.

Los equipos han personalizado los proyectos para dar respuesta al entorno arquitectónico único de cada ciudad. Por ejemplo, en la ciudad de Shanghai, que posee muchos rascacielos, los equipos se han enfocado en construir 400.000 metros cuadrados (4,3 millones de pies cuadrados) de jardines en los techos de los edificios. Resulta ser una solución práctica para una ciudad densamente poblada donde existe poco espacio para nuevos espacios a nivel de suelo o para rediseñar calles existentes. Estas opciones también podrían requerir demasiado tiempo y dinero.

En las ciudades esponja donde se han concluido proyectos, ha sido posible materializar beneficios de control de inundaciones. “La infraestructura de las ciudades esponja es beneficiosa porque también está cambiando el entorno de vida, ayudando a combatir la contaminación y creando una mejor calidad de vida en estas áreas”, comentó WenMei Dubbelaar, Director de Gestión de Aguas de Arcadis China, a The Guardian.

Sin embargo, China deberá aplicar una gran creatividad para mantener en funcionamiento las iniciativas de ciudades esponja. Luego de terminar la primera fase el próximo año, el gobierno central dejará de entregar financiamiento, el que alcanzó aproximadamente al 15-20% de cada proyecto. El costo restante deberá ser financiado por los gobiernos locales y el sector privado. Para cerrar las brechas de financiamiento, las ciudades y los equipos de proyecto deberán diseñar nuevos flujos, que incluyen asociaciones público-privadas (PPP) con inversionistas inmobiliarios, propietarios e inversionistas, señala Faith Chan, PhD, Profesor Asociado de la Escuela de Ciencias Geográficas de la Universidad de Nottingham en Ningbo, China.

“Las PPP son el camino a seguir para crear una estrategia win-win que beneficie a múltiples interesados”, dice. “Reducirán el presupuesto de los contribuyentes —y los residentes y el público en general podrán disfrutar de infraestructuras e instalaciones de [ciudad] esponja”.

En definitiva, indica el Dr. Chan, la falta de financiamiento del gobierno central podría convertirse en un catalizador para el cambio y la innovación. “Estos desafíos podrían convertirse en buenas oportunidades para que los interesados ejecuten de mejor forma los proyectos de ciudades esponja”. —CJ Waity

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI.

Advertisement

Advertisement

Related Content

Advertisement