Project Management Institute

Jugar con fuego

Desde Australia hasta la Amazonía, los equipos deben combatir los riesgos de un futuro más caluroso y seco

POR TEGAN JONES | RETRATOS DE CRAIG SILLITOE

img

Peter Grant, Country Fire Authority, Melbourne, Australia

Ante la línea costera de un continente completo en llamas, equipos de toda Australia debieron correr para controlar el daño. Entre septiembre de 2019 y enero de 2020, los incendios forestales se extendieron por cerca de 11 millones de hectáreas (27 millones de acres) de terrenos silvestres entre el sur de Queensland y Victoria, lo que destruyó un número estimado de 2.500 hogares y mató al menos a 30 personas. En condiciones normales, los bomberos esperarían que los incendios finalizaran en el norte antes de comenzar en el sur, pero las condiciones más secas y las sequías prolongadas han extendido las temporadas de incendios en todo el continente, y están agotando los recursos.

“Normalmente un incendio que afecta una zona más urbanizada dura una o dos semanas”, señala Peter Grant, Controlador de Incidentes y Director de Operaciones Voluntario de Country Fire Authority en Melbourne, Australia. “Estos incendios se han mantenido por semanas y semanas. Nuestros voluntarios están agotados. Nuestro personal está agotado.

Equipos de todo el mundo están viviendo esta situación. En agosto de 2019, al menos 70.000 incendios forestales azotaron la Amazonía brasileña, un aumento superior al 80% respecto a la temporada de incendios de 2018. La deforestación y las actividades humanas, como la agricultura y la ganadería, fueron las principales causas de los incendios del año pasado, que pusieron en riesgo un ecosistema completo e innumerables especies en peligro de extinción.

El estado de California, en Estados Unidos, sufrió menos incendios el año pasado: 105.146 hectáreas (259.823 acres) se quemaron en 2019, en comparación con 675.825 hectáreas (1,67 millones de acres) en 2018, y 505.857 hectáreas (1,25 millones de acres) en 2017. Esta baja refleja los beneficios de obtener el apoyo de los interesados para los proyectos estratégicos de planificación urbana y gestión de tierras.

Las comunidades propensas a los incendios están adoptando estos tres pasos para minimizar las amenazas presentadas por futuros incendios forestales y garantizar que exista un camino hacia la seguridad.

img

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE GOLDEN HOUR RESTORATION INSTITUTE

Voluntarios de Golden Hour Restoration Institute, Berkeley, California, EUA

1 COMENZAR EN EL ORIGEN

Mundo material

Muchos ecosistemas y especies necesitan incendios forestales habituales para sobrevivir. A medida que la población mundial aumenta (y que los humanos invaden más los espacios silvestres) se erosionan los límites de los incendios naturales.

“Se ha establecido científicamente que gran parte de las áreas donde construimos viviendas tiene un régimen de incendios habituales”, comenta Lech Naumovich, Director Ejecutivo de Golden Hour Restoration Institute en Berkeley, California, EUA. La organización trabaja con organismos públicos, organizaciones sin fines de lucro y gobiernos locales para identificar los cambios en la vegetación que pueden disminuir y controlar los incendios forestales. “Para nosotros, la creencia de que detendremos ese régimen mediante la protección contra incendios en las condiciones actuales es más bien un mito”.

La solución es complicada. Las comunidades deben analizar todo con mayor detención, desde la forma en que se maneja la vegetación hasta los materiales que se utilizan para construir nuevas estructuras, a fin de reducir el riesgo de avivar las llamas. Hacer cambios radicales puede tener un gran costo.

“La pregunta es: ¿cuánto dinero está dispuesto a gastar por hectárea y para obtener qué nivel de seguridad?”, dice Naumovich.

Aunque es imposible poner precio a las vidas que se salvan, mejorar el panorama general tiene un beneficio claro. Un informe de National Institute of Building Sciences en 2018 reveló que al superar las exigencias de los códigos de construcción actuales e incorporar mejores prácticas para la prevención de incendios, se ahorra en promedio USD 4 por cada USD 1 gastado.

Sin embargo, reemplazar el material del techo y la madera por alternativas menos inflamables tiene sus limitaciones. Las comunidades y los equipos de proyecto también deben analizar minuciosamente dónde está permitido construir y la densidad máxima que pueden tener las poblaciones en tierras silvestres.

“Creo que mucha gente simplemente ve una casa en el bosque y dice ‘¡Oh, es perfecta!’”, opina Naumovich. “Nadie les va a explicar los riesgos de incendio. Debemos asegurarnos de que las personas tomen decisiones informadas respecto al lugar en el que vivirán”.

img

ISTOCK

Incendio de Thomas de 2017 cerca de Santa Barbara, California, EUA

2 REFORMULAR Y RECONSTRUIR

Planificación proactiva

Para crear comunidades más resilientes a los incendios hay que comenzar con algo más bien mundano: revisar los códigos municipales. Aunque la mayoría de los gobiernos locales regula el desarrollo de la comunidad por medio de una serie de códigos de construcción, de incendios y de infraestructura, las comunidades ubicadas en zonas propensas a los incendios deben considerar un enfoque más integrado, afirma Karl Fippinger, PMP, Vicepresidente de Relaciones Gubernamentales de Mitigación de Incendios y Desastres del International Code Council (ICC) en Washington, D.C., EUA.

Parte de la función de Fippinger en ICC se centra en fomentar la adopción del código Wildland-Urban Interface Code, un modelo de desarrollo interdisciplinario que dificulta que el fuego se extienda y facilita que las comunidades escapen de las llamas.

“Esto significa reunir a los interesados e informar a los encargados de la toma de decisiones para ayudarles a comprender qué cambios implicaría adoptar el nuevo código y quién será responsable de promulgar y hacer cumplir las distintas partes de este código”, declara.

Los cambios, como asegurar el acceso a suministros de agua adecuados para combatir incendios forestales, abarcan organismos y departamentos. Fippinger sugiere que un miembro senior del personal, por ejemplo un comisionado de seguridad pública, se encargue de la adopción e implementación del nuevo código. Estos importantes actores suelen tener la autoridad para sacar adelante las iniciativas, pero también necesitan ayuda. Es por eso que el equipo de ICC comparte las lecciones aprendidas de las implementaciones anteriores.

“Ofreceremos revisión de la ordenanza y del plan para partes del programa” señala Fippinger. “También los contactaremos con otras organizaciones y grupos que los ayuden a avanzar, de manera que se comuniquen y conecten con pares y pregunten ‘¿Cómo hizo esto en su jurisdicción?”.

img

3 REACCIÓN DE LUCHA O HUIDA

Recursos que salvan vidas

Una vez iniciada la temporada de incendios forestales, la detección temprana y evacuación rápida son las mejores medidas para salvar vidas en las comunidades en riesgo.

“Hemos observado que muchos de estos incendios forestales comienzan siendo muy pequeños y crecen con gran rapidez”, señala Naumovich. “Sin embargo, existe una ventana. Es posible evacuar a las personas y reducir, al menos, la pérdida de vidas”.

Durante la temporada de incendios forestales, que marcó un récord en Australia, los solitarios caminos de entrada y salida de las comunidades remotas a menudo estaban bloqueados por árboles caídos y llamas. Los botes de la Marina Real de Australia y de la policía de Victoria debieron rescatar a los residentes atrapados en las playas, y los refuerzos se trasladaban de un lado a otro en naves militares y barcazas.

“En mi experiencia personal, nunca habíamos llegado a este nivel”, asegura Grant. “Toda la gente decía ‘Está bien, esto es lo que tenemos’. El mayor aprendizaje para mí fue adaptarme a una zona que realmente estaba aislada del resto del mundo”.

En ese aislamiento, él y otros líderes debieron reformular los cronogramas de despliegue de los voluntarios. En lugar de rotar a los equipos cada tres días, Country Fire Authority frecuentemente debía mantenerlos por cuatro o cinco días, lo que podía ser una disrupción importante para las personas que estaban lejos de sus familias. En condiciones como esta, la clave para asegurarse de que los recursos voluntarios se utilicen de manera eficiente es una mejor capacitación de la administración, sostiene Grant.

“El bombero en el campo evidentemente está más capacitado y es fundamental. La persona que dirige a 100 de ellos es un recurso más especializado”, asegura. “Debemos capacitar y desarrollar ese nivel de administración intermedia”.

—Peter Grant

Tales líderes, sean voluntarios o miembros del personal, necesitan una comprensión básica de la ecología de la zona, agrega Naumovich. Esto requiere capacitación en el campo, como la información sobre el historial de incendios de un lugar, que puede marcar una gran diferencia, aclara.

“Este trabajo interdisciplinario es muy valioso si uno tiene la capacidad de aprenderlo. Mantiene a los bomberos más seguros en el campo”. PM

Avistamiento de aves a larga distancia

img

Proyecto: Análisis de imágenes satelitales para rastrear bandadas

Ubicación: Chatham Islands, Nueva Zelanda

Un equipo de British Antarctic Survey y Canterbury Museum en Nueva Zelanda utiliza satélites para observar a las aves, o más bien para contar las poblaciones de aves marítimas de una manera más rentable y en menor tiempo. El nuevo método examina copias computarizadas de las imágenes satelitales para contar los puntos blancos de albatros en peligro de extinción en contraposición con el fondo café pixelado de Chatham Islands y otros lugares de reproducción. Aprovechar esta tecnología es una opción menos intrusiva y mitiga los riesgos.

Big data para una visión general

img

Proyecto: Combatir la caza furtiva a través de la analítica

Ubicación: Kruger National Park, Sudáfrica

En Sudáfrica se encuentra la mayor población de rinocerontes que queda en el mundo, pero el lucrativo mercado negro para los cuernos de este animal ha impulsado un aumento en la caza furtiva. Data Shack lanzó un proyecto para centralizar datos provenientes de una variedad de fuentes, que incluyen números de serie de armas, y descubrió patrones nunca antes vistos de la actividad de la caza furtiva. Después de que el equipo descubrió que la mayor parte de las armas utilizadas por los cazadores furtivos venía de un mismo proveedor en Europa, se centró en este flujo de importación para interrumpir la caza ilegal.

Erradicación de invasores

img

Proyecto: Eliminar a los ratones para conservar a los albatros

Ubicación: Gough Island, Saint Helena, Ascension y Tristan da Cunha

La isla volcánica en el Atlántico Sur es un importante lugar de reproducción para más de 20 especies de aves, entre ellas el albatros de Tristán, que se encuentra en peligro crítico de extinción. La población de esta especie disminuye debido a los invasivos ratones, introducidos por los marineros del siglo XIX, que se comen a la mitad de los 1.000 polluelos de albatros que nacen cada año. La organización British Royal Society for the Protection of Birds se asoció con Tristan da Cunha Island Council para lanzar un proyecto de erradicación de ratones de USD 10 millones, el cual comienza a ejecutarse este año. El equipo utilizará helicópteros para dejar caer rodenticida (que no daña a otras especies) por toda la isla. Los planes del proyecto incluyen una etapa de monitoreo de dos años posterior a la erradicación, a fin de garantizar la eliminación permanente de los ratones.

Aloha, ‘akikiki

img

Proyecto: Nacimiento de un nuevo programa de reproducción para las aves

Ubicación: Kauai, Hawaii, EUA

El ‘akikiki, que está en peligro de extinción, es una de las ocho aves nativas que quedan en la isla hawaiana de Kauai. Cuando la población disminuyó drásticamente a principios de la década de 2010, el equipo de Kauai Forest Bird Recovery Project lanzó un programa de reproducción en cautiverio. El equipo hace seguimiento de los nidos (muy difíciles de encontrar) de estas aves, una tarea que puede tomar más de 30 horas en promedio, luego trasladan los huevos a una instalación administrada por los socios del equipo en el Institute of Conservation Research del Zoológico de San Diego. Allí salen del cascarón y se alimentan. A mediados de 2019, el proyecto produjo beneficios reales: 44 ‘akikikis viviendo en cautiverio con éxito, inclusive el primer ejemplar nacido fuera de la naturaleza.

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI.

Advertisement

Advertisement

Related Content

  • PM Network

    Árvores da vida

    By Hendershot, Steve Omundo precisa de mais árvores — e muitas — para conter os danos causados pelo desmatamento em massa. Só o Brasil está destruindo o equivalente a três campos de futebol por minuto na floresta…

  • PM Network

    Brincando com fogo

    By Jones, Tegan Com a costa inteira de um continente queimando, a situação de terra arrasada fez equipes em toda a Austrália entrar em velocidade de emergência para controlar os danos. Entre setembro de 2019 e…

  • PM Network

    Riscos crescentes

    By Nilsson, Ryan Desde que os humanos constroem cidades, eles migram para as costas por comida, facilidade de transporte e diversos benefícios ecológicos. Hoje, estima-se que mais de dois bilhões de pessoas morem a…

  • PM Network

    Árboles de la vida

    By Hendershot, Steve El mundo necesita más árboles, muchos más árboles, para mitigar el daño causado por la deforestación masiva. Brasil está destruyendo el equivalente a tres canchas de fútbol por minuto en la selva…

  • PM Network

    Riesgos elevados

    By Nilsson, Ryan Desde que los humanos han construido ciudades, han migrado hacia las costas en busca de alimento, facilidad de transporte y un sinnúmero de beneficios ecológicos.

Advertisement