Project Management Institute

Recuento virtual

El primer censo de EUA centrado en las tecnologías digitales está plagado de riesgos

a la Vanguardia

img

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE LA OFICINA DEL CENSO DE ESTADOS UNIDOS

Un trabajador de la Oficina del Censo realiza la verificación de direcciones.

El gobierno de Estados Unidos está a punto de embarcarse en uno de los proyectos más desafiantes de la TI de todos los tiempos: el primer censo digital. Las personas responderán encuestas en línea y trabajadores recorrerán cada hogar para registrar la información por medio de teléfonos inteligentes en lugar de lápiz y papel. El objetivo es lograr un recuento más inclusivo y eficiente de la población.

Obtener un conteo preciso de los cerca de 330 millones de residentes de EUA determinará la distribución de los aproximadamente USD 800.000 millones en financiamiento federal para servicios como educación y atención de salud cada año, durante la siguiente década. También se utilizarán los datos para determinar el número de asientos que recibirá cada estado en la Cámara de Representantes y cuántos electores tiene cada estado para elegir formalmente al presidente.

Debido a la importancia de realizar un recuento preciso, el cambio hacia la tecnología digital significa que los equipos de proyecto deben planificar para una embestida de riesgos críticos que podrían empañar los resultados, incluida la baja participación y amenazas de ciberseguridad.

“Para combatir estos desafíos, la Oficina del Censo ha iniciado una campaña de difusión y una extensa colaboración para que se entienda bien la importancia del censo y los encuestados conozcan las medidas de protección de su información”, indica Deborah Stempowski, PMP, Directora de la División de Administración del Censo Decenal de la Oficina del Censo de EUA en Baltimore, Maryland, EUA.

Sondear el riesgo

Realizar una transición a un recuento virtual de personas exige cambios importantes en la manera en que se asignan recursos y se ejecuta el trabajo de campo, así como también en la mecánica que ocurre tras bambalinas. Por ejemplo, en el pasado, la Oficina del Censo contrataba a cientos de miles de trabajadores temporales para trabajar de forma remota para confirmar o actualizar cada dirección postal residencial. Para el censo de 2020, por primera vez, la oficina logró realizar gran parte de ese trabajo en sus propias oficinas en lugar de hacerlo en las calles, al utilizar innovaciones como sistemas de información geográfica e imágenes aéreas para actualizar la lista de direcciones en lugar de recorrer los 11 millones de bloques de censo en el país y hacer una referencia cruzada de las bases de datos de los sectores público y privado para identificar las viviendas desocupadas.

“La tecnología ofrece la promesa de una recolección de datos más rápida y menos costosa, pero también acarrea muchos riesgos, tanto reales como percibidos”, indica Terri Ann Lowenthal, ex Directora de Personal del Subcomité de Supervisión del Censo de la Cámara de Representantes de EUA en Stamford, Connecticut, EUA. Por ejemplo, bajo la apariencia del censo, los correos electrónicos de phishing o los sitios web falsos podrían pretender recolectar información personal que los trabajadores de campo jamás preguntarían, como números de Seguridad Social o de cuentas bancarias.

img

—Terri Ann Lowenthal, ex integrante del Subcomité de Supervisión del Censo de la Cámara de Representantes de EUA, Stamford, Connecticut, EUA

La tarea de ayudar a las personas a reconocer el fraude durante el censo ha formado parte de las iniciativas prioritarias para lograr la aceptación del público. La Oficina del Censo ha utilizado publicidad convencional, las redes sociales y asociaciones a nivel regional y nacional para diseminar este mensaje. Estas iniciativas incluyen la personalización de la participación a través de diversos grupos, que van desde el Departamento de Seguridad Nacional hasta Facebook y Twitter. El objetivo final, detalla Stempowski, es entregar los mensajes correctos a las audiencias adecuadas, en el momento indicado. Al descomponer las tareas y los públicos objetivo, el equipo busca “desarrollar los mensajes que tendrán la mayor resonancia en cada grupo, comprar espacio en los canales adecuados para cada grupo y monitorear el rendimiento por segmento durante la ejecución de la campaña”, dice.

Ensayo y error

Los problemas de presupuesto han complicado las iniciativas de la Oficina. Aunque el presupuesto del censo anual normalmente aumenta antes de cada censo decenal, ha permanecido prácticamente igual entre 2014 y 2017. Esto ha creado algunas presiones cuando, por ejemplo, el nuevo sistema de TI ha llegado a costar un 40% más de lo presupuestado originalmente, indica Lowenthal. “El problema no radica en exceder el presupuesto, sino en tener un presupuesto mal diseñado”, agrega.

Resultados mixtos

La ejecución de proyectos digitales de censo sin precedentes exige que los países se adapten para abordar los nuevos desafíos.

img

AUSTRALIA

Año del censo: 2016 Los problemas abarcaron desde ataques de ciberseguridad menores hasta una caída del sistema durante 40 horas. Los críticos culparon de esto a un proceso de licitación limitado y a la falta de una fase de pruebas adecuada por parte del desarrollador, IBM. En 2019, la Oficina de Estadísticas de Australia cambió de enfoque y contrató a PwC para crear y operar la plataforma durante el siguiente censo utilizando Amazon Web Services.

img

GHANA

Año del censo: 2020 El equipo ejecutó pruebas bajo las cuales los trabajadores de campo registraban datos de los residentes en tabletas. Sin embargo, hasta mediados de 2019, Ghana no había podido asegurar el financiamiento para las 60.000 tabletas necesarias para realizar el censo. El país ha planificado obtener financiamiento de otros países africanos que ya han realizado sus propios censos digitales.

img

VIETNAM

Año del censo: 2019 Más de 122.000 trabajadores de campo utilizaron con éxito tabletas y teléfonos inteligentes para recopilar los datos de 94 millones de residentes. Vietnam debe al menos una parte de su éxito a una planificación exhaustiva: con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas, el equipo comenzó a capacitar a sus trabajadores de campo con dos años de anticipación.

A su vez, el equipo del censo ha debido reducir o cancelar el alcance de las pruebas de campo. Por ejemplo, la agencia ha debido disminuir el número de pruebas de extremo a extremo de sus cerca de 50 nuevos sistemas de TI, de tres pruebas a solo una. Esta única prueba se realizó el año pasado en el estado de Rhode Island. Entre otras cosas, el equipo instaló kioscos en espacios públicos, como en una oficina de correos, para las personas sin acceso regular a Internet.

El estrecho presupuesto implicó que la agencia solo pudo contratar a dos tercios de los trabajadores que había planificado para la prueba. También debió eliminar una campaña para promocionarla. Como resultado, a tres semanas de iniciado el ensayo, solo una persona había participado en la prueba del sistema en una biblioteca pública. Los funcionarios locales electos expresaron su preocupación acerca del impacto que tendrían estas pruebas con bajo financiamiento en el recuento final. Un alcalde incluso describió la prueba como una “gran incompetencia”.

“Debido a las restricciones de financiamiento en la fase de planificación, estas son inquietudes que la oficina no ha sido capaz de abordar al ejecutar pruebas y evaluar el buen funcionamiento de todos sus sistemas de TI”, comenta Lowenthal.

Como respuesta, los líderes y equipos de proyecto han adoptado una mentalidad más ágil para enfrentar las sorpresas con serenidad y ajustar el alcance cuando es necesario. Por ejemplo, el limitado uso y las escasas pruebas han conducido a que la Oficina del Censo modifique sus planes para recolectar datos en 2020, lo que incluye eliminar los kioscos para el envío individual de respuestas. Esto significa que podría concentrarse en los métodos digitales de encuesta que el equipo ha tenido más tiempo para validar.

“En cualquier censo, debemos planificar posibles cambios posteriores al diseño”, dice Stempowski. “Para el proceso de esta década, hemos comunicado las consecuencias de los cambios y nos hemos posicionado para lograr la máxima flexibilidad”. —Novid Parsi

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI.

Advertisement

Advertisement

Related Content

Advertisement