La ventaja de la agtech

Desde robots a IA, existe una nueva vanguardia para los cultivos

Robots avanzados que cosechan frutillas. Sensores inalámbricos no invasivos capaces de detectar cuando una vaca comienza con contracciones. Tractores capaces de ser controlados remotamente o preprogramados. La tecnología ahora toca casi cada aspecto de la agricultura, provocando nuevas eficiencias y aprendizajes, y ayudando a reforzar prácticas sostenibles.

La agtech, señalan sus promotores, puede incluso resultar crítica para la supervivencia humana. Con una población mundial proyectada de 9.700 millones hacia 2050 y el cambio climático que trastorna la agricultura convencional, los líderes de los proyectos de agtech están explorando soluciones innovadoras para alimentar a más personas de manera más eficiente.

En octubre, el gobierno de Australia Meridional comprometió una inversión de AUD 2,4 millones para crear granjas de demostración y centros de startups para ayudar a los agricultores locales a adoptar las prácticas de agtech. Dichas prácticas podrían generar un retorno de AUD 2.600 millones por año a la economía local, según el Ministro de Industrias Primarias y Desarrollo Regional. Land O'Lakes, que tiene en su red más del 40% de las 141 millones de hectáreas (349 millones de acres) de cultivos en producción en Estados Unidos, lanzó una asociación de agtech plurianual con Microsoft para ejecutar proyectos con prácticas sostenibles utilizando sensores remotos y datos satelitales. Durante el mismo mes, Mastercard anunció un nuevo proyecto para integrar tecnología blockchain en la solución tecnológica de cadena de suministro agrícola global de GrainChain, una decisión materializada y acelerada por la disrupción causada por la pandemia, según el CEO de GrainChain, Luis Macias.

“COVID ha probado que esta es la dirección en que debemos avanzar”, declaró a Pymnts. “Cuando comienza a sacar a las personas de la ecuación y a poner sistemas en ella (…) en este momento de la historia, eso es algo que todos quieren hacer”.

img

GETTY IMAGES

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE KENTUCKY FRESH HARVEST

img

Trabajadores de Kentucky Fresh Harvest

Sin embargo, antes de que los proyectos de agtech puedan materializar sus posibles beneficios, los equipos de proyecto deben primero contar con la aceptación de los interesados clave, incluidos los trabajadores agrícolas que tienen maneras muy arraigadas de hacer las cosas.

Nueva perspectiva

Kentucky Fresh Harvest ha experimentado directamente el valor de contar con la aceptación de los interesados. El año pasado, la organización se asoció con la empresa de software agtech InData.farm para desarrollar software que monitorea, controla y optimiza la luz, el aire y las condiciones del suelo en el interior de un invernadero de USD 20 millones que inauguró en 2020. Como parte de esa iniciativa, el equipo de InData.farm entrevistó de forma remota a interesados en toda la organización para identificar sus requisitos de proyecto, incluidas sus necesidades de datos. Esas perspectivas alimentaron la decisión del equipo de crear software al que se pudiera tener acceso por medio de tabletas con pantallas táctiles.

“Esto haría que fuera lo más amigable posible para los usuarios”, indica Mike Braico, CEO de InData.farm en Valencia, California, EUA.

El equipo lanzó una fase de pruebas de dos meses después de lanzar la versión beta en agosto con el objetivo de cerrar la brecha entre agricultura y tecnología. Durante el proyecto piloto, el equipo mostró los beneficios del software a los usuarios al permitir que los trabajadores agrícolas utilicen el producto y observar cómo lo hacían. Después el equipo realizó ajustes, como reducir el número de veces que el usuario debía hacer clic en la tableta para tener acceso a ciertas funciones.

“Hicimos todo lo que pudimos para facilitar su uso y mejorar la aceptación de los usuarios”, dice Braico. “Y pudimos desarrollarlo en solo cinco meses debido a que utilizamos enfoques ágiles en lugar de enfoques en cascada”.

img

—Mike Braico, InData.farm, Valencia, California, EUA

Ahora ya no es necesario que los trabajadores de Kentucky Fresh Harvest ingresen manualmente información relacionada con los productos agrícolas. En su lugar escanean códigos QR para hacer seguimiento a cada artículo durante la producción y distribución. Los datos proporcionan a la organización una perspectiva integral: si los tomates en un sector del invernadero no están creciendo bien, por ejemplo, es posible ajustar la iluminación o considerar una variedad diferente de tomates. Y si alguna vez se produce un problema de seguridad de los alimentos, la organización puede rastrear rápidamente ese producto y saber exactamente dónde y cuándo se cultivó.

En una futura iniciativa para el invernadero, el equipo de InData.farm desarrollará e implementará cámaras de aprendizaje automático para reconocer y monitorear el producto, y detectar cualquier defecto.

“Esta es realmente la siguiente fase de la agtech: recolectar suficientes datos para hacer predicciones precisas e implementar buenas decisiones de negocios”, agrega Braico.

Buena cosecha

La pandemia pudo haber alterado el financiamiento de proyectos de agtech, pero no diezmó por completo a este sector en crecimiento, según la firma de global de emprendimientos AgFunder.

img

*Total proyectado para la primera mitad de 2020

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI.

Advertisement

Advertisement

Related Content

Advertisement