Aeroespacial y Defensa

Tomando vuelo

img

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE AIRBUS

Paracaidistas demuestran un despliegue desde un avión Airbus A400M.

A raíz de las crecientes tensiones políticas y el hecho de que muchos gobiernos han entendido que deben estar a la vanguardia de las tecnologías emergentes, se está generando un aumento en el gasto en defensa a nivel mundial. China, por ejemplo, experimentó un aumento de 8,1% en su presupuesto de defensa en 2018 respecto de los USD 175.000 millones del año pasado, y lo mismo sucedió con India, que aumentó su presupuesto 2018-19 en 7,7% con respecto al año anterior, según el informe Global Aerospace and Defense Industry Outlook 2019 de Deloitte. Para los directores de proyecto, esto significa un influjo de iniciativas de desarrollo de productos nuevos, capacidades de fabricación y equipamiento de defensa de la próxima generación.

En el ámbito comercial, se espera que los viajes de consumidores aumenten a pesar de la incertidumbre económica reinante. La Asociación de Transporte Aéreo Internacional prevé que la cantidad de pasajeros internacionales en aerolíneas comerciales prácticamente se duplicará entre 2018 y 2037, llegando a 8.200 millones de pasajeros al año. Y con un backlog récord de 14.000 unidades de aeronaves comerciales, además de la incertidumbre que rodea la inmovilización de los modelos Boeing 737 Max, no habrá escasez de proyectos de manufactura en el futuro cercano.

“Con un backlog considerable de naves civiles y el aumento de los presupuestos de defensa en todo el mundo, las señales son positivas” sostiene Anurag Garg, Director, Líder del Sector Aeroespacial y de Defensa de PwC India, miembro del Consejo Ejecutivo Global de PMI, Nueva Delhi, India. “Esto a su vez genera la necesidad de contar con directores de proyecto más experimentados que puedan manejar altos volúmenes de trabajo”.

img

—Anurag Garg, PwC India, Nueva Delhi, India

Al mismo tiempo, las carreras profesionales estereotipadas del pasado han dado paso a una mayor variedad. Los investigadores de McKinsey determinaron que solo 1 de cada 10 graduados universitarios de los principales programas de ingeniería aeroespacial decidió trabajar en alguna de las empresas más importantes del sector. A medida que la tecnología afecta rápidamente al sector aeroespacial y de defensa, los directores de proyecto tienen un mayor rango de opciones entre organizaciones antiguas, startups y empresas de tecnología que buscan integrar diversas innovaciones en sus operaciones, desde drones comerciales hasta aprendizaje automático con información de defensa.

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI.

Advertisement

Advertisement

Related Content

Advertisement