Nueva utopía urbana

La pandemia mundial tuvo un resultado inesperado: planificadores, arquitectos y equipos de proyecto están reimaginando lo que puede ser una ciudad

img

VONKARA1 / E+ / GETTY IMAGES

Vista aérea de Tokio

POR JENNIFER THOMAS

PROXIMIDAD PELIGROSA.

La densidad se transformó en sinónimo de peligro, incluso de muerte. Conforme la pandemia se apoderó del mundo, las características de la vida urbana —transporte público, edificios con servicios compartidos, centros comerciales concurridos e infraestructura de uso intensivo— pasaron de pros a contras. Pronto los medios noticiosos comenzaron a especular sobre la muerte inminente de la ciudad.

Pero, tal como ha sucedido con otras epidemias, con otras crisis económicas y desastres naturales, las ciudades sobrevivirán. De hecho, pueden prosperar conforme los equipos de proyecto aprovechan esta oportunidad única en un siglo para reimaginar lo que significa construir, operar y residir en un centro urbano. A medida que las exigencias de un modo de vida pos-pandémico toman forma, los líderes de proyecto explican qué tendencias emergentes están impulsando soluciones urbanas innovadoras.

TENDENCIAS AL DÍA

La ciudad de 15 minutos descentralizada

El concepto es bastante simple: imagine que todo lo que necesitan los habitantes de la ciudad —supermercado, escuela, oficinas, centros comerciales—, todo está a solo 15 minutos de su hogar. En lugar de agrupar funciones en distritos homogéneos que obligan a los residentes a viajar de un extremo a otro para trabajar, comprar o educar a sus hijos, la ciudad estaría formada por vecindarios dinámicos y diversos que satisfacen todo cerca de casa.

Hudson Yards de Nueva York —seleccionado entre los proyectos más influyentes de 2020— fue uno de los primeros y mayores proyectos inmobiliarios en dar vida al concepto de vivir, trabajar y recrearse. Y una serie de proyectos más han seguido su ejemplo. Desde París hasta Shanghai, equipos de proyecto trabajan para hacer realidad la idea de una “ciudad de 15 minutos” y para beneficiarse con menos emisiones, ruido y contaminación del aire, y un mayor sentido de comunidad.

“La ciudad de 15 minutos es una respuesta positiva a la tendencia de un estilo de vida simple, saludable y con bajas emisiones de carbono”, afirma Jun Huang, socio de la firma de arquitectura y planificación Wei Yang & Partners de Londres. La firma ya ha trabajado en estos proyectos, a los que denomina Proyectos de ciudad jardín del siglo XXI, tanto en el Reino Unido como en China.

img

—Jun Huang, Wei Yang & Partners, Londres

Wei Yang & Partners, de China, está lejos de ser la única empresa que piensa en grande planificando a pequeña escala. Para un proyecto piloto en Shanghai, el gobierno municipal publicó una guía de planificación a mediados de 2016 que abarcaba desde referencias para espacios al aire libre donde niños y ancianos pudieran reunirse hasta la cercanía de las instalaciones comunitarias. El piloto fue calificado como un éxito y ha impulsado inversiones en proyectos similares en todo el país.

El gobierno anunció un proyecto para construir una ciudad de 5 millones de habitantes a unos 129 kilómetros (80 millas) al suroeste de Beijing, llamada Xiong’an New Area. Una propuesta lanzada en septiembre reúne todas las características de una ciudad de 15 minutos: patios dispersos entre manzanas, jardines en las azoteas e invernaderos locales, escuelas y tiendas junto a las casas, e incluso espacios de manufactura. Pero la autosuficiencia entretejida en el diseño mismo del proyecto también permite que los residentes se aislen con mayor facilidad durante un brote y reduzcan el contagio, si ocurre otra pandemia.

img

IMÁGENES CORTESÍA DE GUALLART ARCHITECTS (XIONG’AN NEW AREA) Y RH+ ARCHITECTURE (CUARTEL DE MINIMES)

Aquí y abajo a la izquierda, representaciones de Xiong’an New Area. Abajo a la derecha, vista del proyecto del Cuartel de Minimes de París

img
img

En París, la alcaldesa Anne Hidalgo convirtió la ciudad de 15 minutos en una parte central de su campaña de reelección de 2020. Los planes de Hidalgo incluyen una ciclovía en cada calle y puente de la ciudad, y eliminar 60.000 espacios de estacionamiento en la vía.

El cuartel de Minimes de París es un claro ejemplo del tipo de desarrollo de uso mixto que daría vida a las microciudades. Un proyecto de EUR 12,3 millones convirtió los cuarteles en un complejo multiuso con 70 viviendas públicas, oficinas, una guardería, una clínica de salud y un café. Un poco más allá, la Place de la Bastille ha pasado de ser una vía abarrotada por el tráfico a convertirse en una plaza para peatones y ciclistas como parte de un programa de EUR 300 millones financiado por la ciudad para replantear siete plazas públicas importantes. Y aunque el gobierno se ha enfocado en crear rutas exclusivas para bicicletas desde 2015, con un programa de EUR 150 millones que duplicaría las ciclovías de París, la pandemia aceleró con creces el cambio en el diseño de la infraestructura. En junio de 2020, la ciudad había agregado 50 kilómetros (31 millas) de “corona pistes” (corona-pistas).

Crear una ciudad reequilibrada hace que los espacios sean más habitables hoy, y atenúa el impacto de cualquier confinamiento o pandemia a futuro, afirma Huang. Esa es solo una de las razones por las que muchos alcaldes que asistieron al Grupo de Liderazgo Climático de Ciudades del G40 mencionaron las ciudades de 15 minutos como parte clave de su plan de recuperación pos-pandémica.

En Italia, los líderes de Milán anunciaron en julio una iniciativa que busca que todos los residentes tengan todos los servicios esenciales, incluida la atención médica, disponibles a poca distancia a pie. Y para evitar que aumenten los viajes en automóvil al terminar la pandemia, la ciudad pretende destinar 35 kilómetros (22 millas) de sus calles al tráfico de peatones y bicicletas. Un programa similar está en marcha en Barcelona, España, donde el gobierno convertirá 21 intersecciones en plazas públicas y microparques durante la próxima década.

Incluso ciudades estadounidenses donde el automóvil es el medio de transporte principal, como Houston, están considerando deconstruir el típico centro urbano. En agosto, el gobierno de la ciudad anunció un programa piloto llamado Walkable Places en tres vecindarios cerca del centro de la ciudad.

“La pandemia y sus confinamientos nos han obligado a replantear la esencia de una vida urbana saludable”, sostiene Huang, que señala cómo los espacios reequilibrados y transitables pueden acelerar los cambios positivos en el diseño urbano. “Reducen la dependencia del automóvil e incorporan más naturaleza en entornos creados por el hombre, lo que hace que las ciudades sean más resilientes ante impactos climáticos y de salud”.

TENDENCIAS AL DIA

Main Street, a un toque de distancia

El cierre de las tiendas físicas ha sido un tema durante años, pero el COVID-19 asestó un golpe fatal a muchos centros comerciales y restaurantes que ya pendían de un hilo. Con todo, otros lucharon por sobrevivir lanzando proyectos de cambio dirigidos a satisfacer la fuerte demanda de ofertas rápidas y convenientes con un mínimo de contacto humano. En lugar de enfocarse en el trato en persona, estas “cocinas fantasma” y “tiendas oscuras” están diseñadas para atender pedidos digitales y podrían transformar el comercio urbano por muchos años.

img

Entrega por diseño

En noviembre, la cadena rápida informal Chipotle terminó un proyecto para abrir su primera cocina exclusivamente digital en Highland Falls, Nueva York, EUA. El espacio, más pequeño que los restaurantes habituales de la cadena y sin comedores, está diseñado para atender a los clientes que recogen pedidos y a los conductores de reparto.

Los líderes del proyecto eligieron Highland Falls por la gran cantidad de cadetes y personal en la cercana Academia Militar de West Point en EUA.

“Este nuevo tipo de restaurante nos abre nuevos mercados y nos permite agregar restaurantes en mercados que no podíamos abarcar por falta de propiedades o por costos de ocupación”, afirma Tabassum Zalotrawala, Director de Desarrollo de Chipotle.

img

Experiencias autónomas

Amazon Go ha pasado años figurando en titulares (y demostrando el potencial) por su experiencia totalmente sin contacto, con una serie de cámaras que siguen los movimientos de los clientes y cargan en sus cuentas los artículos que toman del estante y se llevan de la tienda. Pero con la pandemia, la automatización sin contacto está pasando de ser una novedad a convertirse en el estándar.

En agosto, la cadena global de tiendas de conveniencia Circle K anunció un proyecto para automatizar por completo una tienda con sensores de IA y cámaras que rastrean qué productos retiran los clientes de los estantes y luego sincronizan esos datos con una aplicación del cliente, si se desea. Y en enero, la Universidad McGill de Canadá abrió su laboratorio de innovaciones minoristas presentando la cadena minorista Couche-Tard, totalmente autónoma y con cientos de locales. Allí, los estudiantes de comercio minorista y los líderes de proyecto del sector pueden ver de cerca la tecnología sin contacto que los investigadores esperan que persista en el comercio minorista mucho después de la pandemia.

img

Alimentos para llevar

Las ventas digitales de comestibles se dispararon un 30% en el mundo durante los confinamientos del año pasado, y ese cambio en el consumo ha perdurado incluso en países como China, donde la vida ha vuelto en gran parte a la normalidad. En la cadena de supermercados Hema de China, propiedad de Alibaba, más de la mitad de las ventas se hacen a través de su aplicación. Las tiendas Hema no solo funcionan como tiendas de alimentos y restaurantes de alta gama, sino también como centros de cumplimiento de pedidos en línea.

En Target, las ventas con entrega en el automóvil aumentaron un 734% en el segundo trimestre de 2020 frente al año anterior. Y el minorista reveló que en la primera mitad del año había ganado 10 millones de clientes digitales nuevos. La organización había estado utilizando un servicio de entrega de terceros para el reparto de comestibles, pero luego lanzó un proyecto para hacerlo internamente.

El almacenamiento de alimentos fríos era un obstáculo clave, de modo que los equipos rediseñaron los espacios físicos de algunas tiendas en un programa piloto, para ampliar el área de recolección y permitir el almacenamiento en frío. En junio, Target anunció que lanzaría servicios de entrega de alimentos en 1.500 tiendas en todo EUA.

img

FOTOGRAFÍAS CORTESÍA DE, DESDE LA IZQUIERDA, CHIPOTLE, UNIVERSIDAD MCGILL Y TARGET. PÁGINA OPUESTA, FOTOGRAFÍA DE SUHAIMI ABDULLAH/GETTY IMAGES

Trabajadores durante el confinamiento por COVID-19 en Singapur.

Proyectos proactivos

Estas tres iniciativas ilustran cómo los equipos de proyecto buscan aumentar la resiliencia de las ciudades ante amenazas actuales y futuras.

img

Riesgo real

El Proyecto de Resiliencia Urbana en Bolivia financiará mejoras de infraestructura en los municipios de La Paz y Santa Cruz, y también el análisis de la integración del riesgo de peligros en el diseño en proyectos públicos.

img

Sobretemperatura

El año pasado, como parte del Programa de Resiliencia de la Ciudad, el Banco Mundial y el Fondo Global para la Reducción y Recuperación de Desastres desarrollaron una nueva herramienta digital que se usó para analizar islas de calor urbano en Arabia Saudita. La herramienta usó datos satelitales de código abierto para examinar las temperaturas de la superficie en un período de seis años y destacó las áreas que se verían más beneficiadas por proyectos de reducción de calor.

img

Zona de inundación

El aumento del nivel del mar y las fuertes lluvias elevan el riesgo de inundaciones en la ciudad costera de Copenhague, Dinamarca. Tras las inundaciones de 2011, el gobierno lanzó un plan de adaptación climática de 20 años, que incluye varias iniciativas que buscan mitigar los riesgos de inundación durante una tormenta. El año pasado, uno de esos proyectos renovó el parque Enghaveparken con diques en tres costados, de forma que ahora es capaz de contener casi 23 millones de litros (6 millones de galones) de agua que, de lo contrario, devastarían el sistema de alcantarillado o inundarían las calles y edificios de la ciudad.

TENDENCIAS AL DIA

Ciudades en transformación digital

La información geolocalizada en tiempo real es la clave para una respuesta exitosa ante emergencias y desastres. “Puede identificar y rastrear el movimiento de bienes y personas y, según datos de comportamiento anonimizados, prever o identificar a personas necesitadas en áreas de desastre o multitudes en áreas de medidas específicas”, señala Matthew Gevers, Diseñador Urbano Jefe de la firma global de servicios profesionales Arup de Hong Kong.

img

—Matthew Gevers, Arup, Hong Kong

Pero para eso, todos los residentes deben estar conectados en línea. Según el Foro Económico Mundial, unos 3.700 millones de personas, cerca de la mitad de la población mundial, siguen sin tener acceso a Internet. Es falso asumir que el costo sea la causa principal.

“India e Indonesia demuestran que la penetración de la tecnología móvil es extremadamente alta incluso en poblaciones de bajos ingresos, y la mayoría de los servicios en línea, salvo los que requieren gran ancho de banda como la telemedicina, no consumen tantos datos como se podría pensar”, afirma Brice Richard, Líder de Ciudades Inteligentes de Arup en Singapur.

El mayor obstáculo, señala, es que las empresas de tecnología están más enfocadas en atender áreas de la población de mayores ingresos, lo que deja brechas en el mercado. El gobierno puede apoyar iniciativas locales y regionales con regulaciones más simples, rebajas de impuestos u otros incentivos monetarios para que startups y empresas establecidas innoven e implementen.

Gracias al acceso móvil generalizado, Singapur pudo movilizar rápidamente una respuesta de salud pública al COVID-19. Los ciudadanos reciben información diaria sobre casos confirmados de COVID-19 en el grupo de WhatsApp estatal, y notificaciones en caso de haber podido estar expuestos al contagio y, en ese caso, ponerse en cuarentena. En Corea del Sur, el gobierno finalizó un proyecto que usa los datos de teléfonos celulares, transacciones con tarjetas de crédito y grabaciones de TV de circuito cerrado para rastrear el movimiento de las personas que dan positivo a COVID-19.

Más allá del uso del acceso móvil generalizado para impulsar transformaciones en toda una ciudad, la tecnología de gemelos digitales surge como una herramienta prometedora capaz de cambiar radicalmente la respuesta de las ciudades ante desastres y emergencias.

Los gemelos digitales son “réplicas digitales de espacios físicos como edificios residenciales o comerciales, fábricas, hospitales, ferrocarriles, metros, puentes y carreteras”, relata Mark Enzer, Director y Jefe del Programa Nacional de Gemelos Digitales en el Center for Digital Built Britain en Cambridge, Inglaterra. “Cuanto más sepamos sobre una ciudad y cómo funciona, más podremos planificar, adaptar y cambiar en caso de desastres y pandemias”.

img

ESTA PÁGINA, FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE CONNECT HOMES. PÁGINA OPUESTA, CORTESÍA DE ATELIERS JEAN NOUVEL (ARRIBA) Y WOODS BAGOT (ABAJO).

Refugios modulares de Connect Homes para personas sin hogar

Una crisis en una crisis

La crisis económica que siguió al COVID-19 ha exacerbado un problema que las ciudades han tenido por mucho tiempo: personas sin hogar. La organización de investigación Economic Roundtable estima que, solo en EUA, la desaceleración por el virus causará dos veces más personas sin hogar en los próximos cuatro años que la Gran Recesión.

Mientras las políticas y los programas urbanos buscan abordar las causas fundamentales, los equipos de proyecto están impulsando soluciones innovadoras en el aquí y ahora. Durante la pandemia, Connect Homes pasó de hacer casas diminutas a refugios modulares de cuatro unidades para personas sin hogar que se pueden fabricar en aproximadamente un día. En comparación con la construcción en el sitio, el equipo señaló que la construcción modular le permite controlar mejor los costos y encontrar eficiencias.

Para ayudar a las ciudades a innovar frente a la falta de vivienda, la organización sin fines de lucro Housing Innovation Collaborative desarrolló el año pasado Rapid Shelter Innovation Showcase, una plataforma en línea que anima a los equipos de proyecto a compartir conceptos y planes de proyecto detallados. La plataforma ya cuenta con más de 40 proyectos, desde edificios de varios pisos hasta un pueblo de casas diminutas diseñado por Perkins + Will.

img

Representaciones del proyecto Aquarela, programado para construirse en Cumbayá, Ecuador. Abajo, tres vistas del concepto AD-APT de Woods Bagot

TENDENCIAS AL DÍA

Residencias reinventadas

Si bien los confinamientos y el paso al teletrabajo han llevado a algunos residentes urbanos a buscar más metros cuadrados en lugares más frondosos, “siempre habrá una fuerte demanda por la vitalidad y la actividad de la ciudad”, afirma Simon Saint, Director y Líder del Sector Global de la firma de arquitectura internacional Woods Bagot en Londres.

De hecho, se espera que se construyan entre 125 y 150 edificios de más de 200 metros (656 pies) de altura en 2021, según el informe anual del Consejo de Edificios de Altura y Hábitats Urbanos. Aun así, no hay duda de que la experiencia colectiva de permanecer en casa durante semanas o meses tendrá un impacto duradero en los proyectos de construcción.

FLEXIBILIDAD MÁXIMA

El año pasado, un equipo de proyecto de Woods Bagot desarrolló el concepto AD-APT, un sistema modular con paredes y separadores ajustables para dividir o abrir el interior de un departamento y crear oficinas en casa, salas de ejercicios y dormitorios a pedido, afirma Saint.

Para diseñar un sistema apto para los usuarios finales, el equipo creó soluciones distintas: un hogar de turno dividido (para padres que deban equilibrar el cuidado infantil y el trabajo remoto) y un hogar con doble escritorio (para parejas que comparten el espacio y realizan distintos trabajos remotos). La solución incluye escritorios extraíbles que se guardan en la pared si no se utilizan y un espacio de estar y comedor ampliado con una mesa retráctil.

La firma de arquitectura danesa Bjarke Ingels Group empleó una idea similar en su proyecto Sluishuis en Ámsterdam. Un tipo de unidad tiene dos departamentos separados, conectados por un eje de habitaciones centrales compartidas, incluida una entrada móvil.

En lugar de tender al aislamiento social permanente, muchas personas buscarán nuevas formas de vivir juntas, argumentó el líder del proyecto, Bjarke Ingels, quien concibe el departamento como ideal para parejas divorciadas o que crían juntas a sus hijos u otras modalidades familiares que requieren de la comodidad de vivir cerca, pero con el beneficio de la privacidad. Otro factor que podría despertar el interés en este tipo de situaciones de vivir juntos pero separados: el clima económico actual, en que a muchos les resulta difícil pagar una vivienda por sí solos.

BIOFILIA A FLOR DE PIEL

Los balcones y los espacios privados al aire libre fueron muy codiciados en los primeros días de la pandemia, y ese apetito persistirá en el diseño urbano.

La firma francesa Ateliers Jean Nouvel publicó en enero representaciones de su proyecto Aquarela, un rascacielos residencial programado para terminarse en 2023 en Cumbayá, Ecuador. El proyecto consta de un exuberante patio central rodeado por torres de departamentos con balcones y grietas decorativas adornadas con plantas nativas. También en enero, la firma británica Heatherwick Studio dio a conocer los planes del proyecto de un par de edificios residenciales de gran altura que construirá en Vancouver, British Columbia, Canadá. Las torres están adornadas con balcones en ángulo y plantas, elementos de diseño que ofrecen espacios verdes, más luz y aire fresco para los habitantes de la ciudad.

“Los confinamientos han elevado la expectativa de que las casas nuevas ofrecerán una mejor calidad de luz y del aire”, señala Saint.

img

—Simon Saint, Woods Bagot, Londres

Para el proyecto conceptual Seattle 2030, de un costo estimado de USD 1.000 millones, un equipo de proyecto de la firma 3MIX diseñó tres subtorres interconectadas con un vacío central de varios pisos que ofrece espacio para un jardín residencial, situado muy por encima de los edificios vecinos.

TENDENCIAS AL DÍA

Resiliencia en ascenso

La reciente pandemia brinda una oportunidad para que planificadores urbanos y líderes gubernamentales preparen mejor las ciudades para crisis futuras como pandemias, desastres naturales e incluso, la pobreza y la falta de vivienda. Algo crucial considerando que según la ONU, casi tres quintas partes de las ciudades con más de 500.000 habitantes están en alto riesgo de un desastre natural, como una inundación, una sequía o un terremoto, y los expertos en enfermedades coinciden en que habrá pandemias similares al COVID-19 en el futuro.

¿Qué implica para las ciudades ser resilientes y cómo pueden los líderes de proyecto acelerar los esfuerzos? PM Network conversó con: Aziza Akhmouch, PhD, Directora de la División de Ciudades, Políticas Urbanas y Desarrollo Sostenible de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en París; y Stewart Sarkozy-Banoczy, Asesor Senior en Norteamérica y Director de Alianzas Estratégicas y Desarrollo de Resilient Cities Network en Takoma Park, Maryland.

¿En qué áreas deberían enfocarse los líderes para tener ciudades más resilientes ante futuras pandemias?

Akhmouch: Los líderes deben centrarse en hacer que sus ciudades sean más inteligentes, ecológicas e inclusivas. Las ciudades siempre han sido lugares de creatividad, experimentación ascendente, agilidad e innovación, y los líderes locales se están asegurando de que este sea el caso una vez más. Desde el uso extenso de soluciones digitales hasta la producción descentralizada, la refabricación y la reestructuración de las cadenas de suministro para responder a la escasez de bienes, las iniciativas tras la crisis pueden ser una oportunidad para mejorar la vida de las personas y estimular la innovación.

Sarkozy-Banoczy: Lo esencial es estar preparado para lo que viene y no empeorarlo. Eso significa planificación y protocolos en cuanto a equipos, suministros, capacitación, personal, ubicaciones clave, pero lo más importante, estrategias de resiliencia equitativas y holísticas, y puestos de director de resiliencia.

Vimos varias ciudades cambiar rápidamente porque tenían estrategias de resiliencia que incluían una serie de presiones e impactos o incluso otras formas de brotes de enfermedades.

img

—Stewart Sarkozy-Banoczy, Resilient Cities Network, Takoma Park, Maryland, EUA

img

FOTOGRAFÍA SUPERIOR DE RECEP-BG / E+ / GETTY IMAGES. ABAJO, ROSCHETZKYISTOCKPHOTO / ISTOCK / GETTY IMAGES PLUS

Aquí, personas en Tokio. Abajo, una ciudad inundada en EUA

img

¿Puede citar algunos ejemplos destacados de cómo las ciudades están utilizando la tecnología para hacerse más resilientes ante desastres, enfermedades y desigualdades en el futuro?

Akhmouch: Tokio, Japón, creó una base de datos unificada sobre el COVID-19 en tiempo real que incluye el número de personas infectadas, su estado, características demográficas, consultas al centro de llamadas, número de personas que usan el metro, etc. La ciudad también compartió el código fuente del sitio web como datos abiertos, para que otros municipios e instituciones puedan usarlos y crear páginas similares. Muchas otras herramientas tienen el potencial de ofrecer servicios públicos locales más eficientes, sostenibles, asequibles e inclusivos, como datos en tiempo real, peajes electrónicos para la congestión, sistemas de estacionamiento inteligentes, sensores de Internet de las Cosas y contratos inteligentes.

Sarkozy-Banoczy: Un ejemplo reciente de nuestra red es el estudio realizado sobre calefacción en la ciudad de Houston. Los datos indicaron una diferencia de 20 grados Fahrenheit entre algunos vecindarios a la misma hora, identificando puntos calientes específicos en la ciudad, lo cual ayudó a planificar esfuerzos ecológicos y de enfriamiento.

El cambio climático es una gran amenaza para las ciudades en todo el mundo. ¿De qué manera esa amenaza advierte sobre la urgencia en cuanto a la resiliencia de la ciudad?

Sarkozy-Banoczy: Incluso las pandemias y brotes de enfermedades se relacionan con el cambio climático, por eso debemos ajustar nuestra causalidad al preparar soluciones para los síntomas, y no solo en la gestión y respuesta a emergencias, sino en la creación, recreación, construcción y expansión de todo tipo de infraestructura. Pueden ser grandes proyectos para fortalecer áreas portuarias o disminuir marejadas mediante criaderos de ostras y manglares, o bien proyectos pequeños para el vecindario o la comunidad.

Akhmouch: Un análisis reciente de la OCDE sobre la respuesta de las ciudades al COVID-19 indica que la mayoría de las medidas de recuperación económica propuestas no son lo suficientemente ecológicas o se ven superadas por el apoyo continuo a actividades no ecológicas, como los subsidios a los combustibles fósiles. A nivel de ciudad, han surgido cada vez más iniciativas de recuperación ecológicas, con especial énfasis en la movilidad urbana sostenible y la eficiencia energética. Muchas soluciones para descarbonizar las ciudades y asegurar la transformación radical de nuestros patrones de producción, consumo y movilidad son hoy más política y socialmente aceptables que ayer. No debemos desperdiciar una crisis, sino tomar las decisiones audaces que nos preparan para el futuro. PM

This material has been reproduced with the permission of the copyright owner. Unauthorized reproduction of this material is strictly prohibited. For permission to reproduce this material, please contact PMI.

Advertisement

Advertisement

Related Content

Advertisement